Sarlo: "No debí decir por debajo de la mesa"

Política

La escritora Beatriz Sarlo fue a declarar ayer en la causa que investiga si hubo un vacunatorio vip, tras haber sostenido que “me ofrecieron la vacuna por debajo de la mesa”.

Contó que la esposa de Axel Kicillof, la doctora en Letras Soledad Quereilhac, fue quien le hizo el ofrecimiento, pero a través de su editor. Se trató de momentos en que el Gobierno intentaba lanzar una campaña para promover la vacunación contra el coronavirus mostrando que distintas personalidades y artistas se aplicaban la Sputnik V.

Quereilhac replicó que ella “no tiene la potestad de ofrecer vacunas a nadie” y acusó a la escritora de “sobreactuar honestidad” y de “cacarear mentiras en los medios”.

En un mensaje en Facebook, aclaró que no es “funcionaria del Gobierno de la provincia de Buenos Aires” y reveló que ella “no fue vacunada aún”, por lo que está esperando su turno “como todo el mundo”.

Sarlo declaró en el juzgado federal de María Eugenia Capuchetti y ante el fiscal Eduardo Taiano. Inclusive difundió un mail que le envió a su editor con una respuesta a la esposa del gobernador sosteniendo que no se iba a vacunar antes que le correspondiera. Pero, luego, Sarlo mostró arrepentimiento y aseguró que se “autocriticaba fuertemente” por haber dicho que fue un ofrecimiento irregular, dado que la oferta que recibió formaba parte de una campaña de concientización.

Quereilhac aseguró que “no tiene trato personal” con Sarlo desde el año 2004 y contó que tampoco tiene “el correo electrónico ni el teléfono” de la escritora.

“El único contacto que tuve con Sarlo en estos casi veinte años es a través de sus libros, que integran los programas de los cursos que dicto en dos universidades nacionales”, aseguró.

Quereilhac dijo que “la acusación carece de toda lógica, además de no tener sustento ni basarse en pruebas” y que “como trabajo en el ámbito de la cultura y la academia, entre muchos nombres posibles, pensé en el de Beatriz Sarlo, cuyo reconocimiento es indiscutible, al igual que su total ajenidad al peronismo”.

Quereilhac, después, ratificó que a Sarlo la propuesta para sumarse a la campaña le llegó a través del director de la editorial Siglo XXI, Carlos Díaz, y que “para sobreactuar su honestidad, Beatriz Sarlo no ha tenido otro recurso que cacarear mentiras en los medios”.

“Me autocritico fuertemente, no debí decir por debajo de la mesa”, sostuvo Sarlo, y pidió que “ me disculpe la Provincia por utilizar mal la expresión”.

El gobernador de Buenos Aires también le replicó diciendo que es “mentira y un ataque absolutamente canalla” decir que el ofrecimiento fue algo irregular y que “más pública, más arriba de la mesa no se me ocurre”, dijo el gobernador y sostuvo que “el daño ya está hecho”.

Dejá tu comentario