Boleta única: la oposición se alineó y apura la media sanción en Diputados

Política

Las fuerzas de oposición de la Cámara Baja llegaron a un acuerdo tras varias negociaciones, Unificaron criterios para lograr el dictamen de comisión y llevar el debate al recinto. De este modo meten presión al oficialismo para lograr la media sanción del proyecto.

En una jornada crucial, Diputados comenzará a definir este martes la utilización de la Boleta única de papel de cara a las elecciones 2023. En ese marco, la oposición viene empujando a favor de cambiar la forma de las papeletas electorales, mientras el oficialismo rechaza de plano cualquier opción.

Durante el fin de semana, la oposición no perdió el tiempo y comenzó a tejer una red de acuerdos para confluir en la ratificación de un solo proyecto, que se discutirá este martes desde las 14 en el Congreso. La unificación surge por la amplitud de iniciativas que son 8 las que danzaron en estos meses. Llegó entonces el tiempo de la definición.

La iniciativa se traducirá en un dictamen que presentarán este martes en el plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales, Justicia y Presupuesto de la Cámara de baja.

El oficialismo ya anticipó su rechazo a la instrumentación de la boleta única. Desde la bancada del oficialismo confían en el veto del Senado, donde especulan que no prosperará la iniciativa a pesar de la media sanción de Diputados.

Boleta única: cuáles son los puntos en común

Este principio de acuerdo se logró como resultado de negociaciones entre los espacios opositores de Juntos por el Cambio, del interbloque Federal, del bloque Juntos Somos Río Negro y de Avanza Libertad. El objetivo, argumentan, es presentar el dictamen este martes para luego convocar a una sesión especial, que se realizará -estiman- en los primeros quince días de junio. Al menos esa es la idea que se planteó en un principio, teniendo en cuenta que los cambios a la Ley Nacional electoral deben realizarse antes de 2023. Por eso el apuro de la oposición.

Los principales ejes del dictamen común ya están definidos: se tomará como base el modelo de boleta única de Córdoba, con lo que se concentraría en la misma papeleta, toda la oferta electoral a nivel nacional (presidente y vice, diputados y senadores nacionales). Se acordó, en principio, que este acuerdo se aplique de forma operativa en las PASO, como una prueba piloto para darle rienda suelta al hecho concreto del cambio.

Otro ítem fue lograr el acuerdo en un punto no menor. Se resolvió que en la instancia de las primarias la boleta única no contendrá un casillero que le permita al elector marcar la lista completa. Esta posibilidad sí estará en la boleta única a implementarse en las elecciones generales, aunque sin la foto del candidato principal.

Se definió que en el caso de simultaneidad de elecciones de comicios nacionales y provinciales/locales, se autorizará la figura de la concurrencia. El objetivo de dicha resolución es que el lector elija en el cuarto oscuro a sus candidatos nacionales por boleta única y a los candidatos locales por el sistema de votación que rija en sus respectivas provincias. Se implementaría así un sistema específico de “doble urna”, para no mezclar los votos. Ambas boletas se depositarían en urnas diferenciadas.

Dejá tu comentario