20 de diciembre 2007 - 00:00

Cada vez más grave el poder de los sindicatos

Nuevos amigos sindicalistas del gobierno (Construcción) colapsaron casi toda la Ciudad con un serio operativo comando. Demostraron el mismo poder que ostenta Hugo Moyano, quien de la mano de Néstor Kirchner vuelve a pisar la alfombra roja.

Cada vez más grave el poder de los sindicatos
Entre las 10 y las 12 de ayer, transitar por la Ciudad se convirtió en un verdadero infierno. Buenos Aires fue objeto de las protestas de activistas de la construcción que se empeñaron en dificultar, tal como lo habían hecho el martes los gremialistas de los subtes, el tránsito porteño.

Dos horas bastaron para que la ira de los transeúntes, los bocinazos y la impaciencia se hicieran presentes en las 39 intersecciones en las que los sindicalistas utilizaron métodos piqueteros para pedir mayor seguridad para quienes desarrollan su trabajo en obras de construcción.

Bajo la órbitade la Unión de Obreros de la Construcción de la República Argentina ( UOCRA) de Gerardo Martínez, los activistas tomaron las calles prepotentemente desde las 10 hasta las 12.

No sólo las distintas comisarías de las diversas jurisdicciones tuvieron que sacar agentes a la vía pública, sino que además fueron ayudadas por miembros del Órgano Urbano y el BOUCAT, unidades de contención a los que se recurre cuando la Ciudad se ve desbordada por estos tipos de situaciones.

  • Asambleas

    Según dirigentes de la UOCRA, los cortes también « sirvieron para desarrollar asambleas en las cuales se discutieron las condiciones en las que trabajamos y los pasos a seguir de aquí en más. La más numerosa se llevó a cabo en Puerto Madero, donde estimamos que hubo alrededor de 1.000 trabajadores».

    De todas formas, el vocero de la Policía Federal, Daniel Rodríguez, estimó ante este diario que sumados los 39 lugares en donde se realizaron las protestas, se registró un total de 2.500 manifestantes. Asimismo, agregó que de las 12 fiscalías habilitadas para tomar cartas en el asunto, sólo dos labraron actas de infracción por los hechos ocurridos bajo el amparo del artículo 84 del Código de Convivencia, y las restantes 10 evitaron medidas que pudieran llegar a perjudicar a los activistas. En tanto, los cortes se produjeron en las intersecciones de avenida Figueroa Alcorta y avenida Del Libertador; Salguero y Figueroa Alcorta; en la avenida Ramos Mejía, en el barrio de Retiro, donde según fuentes policiales la protesta provocó una hilera de automóviles de aproximadamente cinco kilómetros; en Lugones y La Pampa; Corrientes y Callao; Entre Ríos y Jujuy; Corrientes y 9 de Julio; Leandro N. Alem y Madero, y Directorio y avenida La Plata, en tanto en 9 de Julio y San Juan se instrumentó una reducción de calzada.

    Los gremialistas devenidos en «piqueteros» por un día cortaron, además, la avenida Juan B. Justo, entre Santa Fe y Del Libertador; Paseo Colón e Independencia, intersección donde el personal exhibió pancartas y bombos; en las inmediaciones del estadio de River Plate, en el barrio de Núñez; en avenida General Paz a la altura de Beiró; en avenida De los Constituyentes y el empalme con Lugones; en Montes de Oca y Brandsen, en Barracas; en el distribuidor de Liniers y General Paz; en Brasil y 9 de Julio Sur; en Alicia Moreau de Justo, y en Entre Ríos y Rivadavia, Congreso.

    Además, ocuparon la avenida General Paz pero a la altura de la calle Zapiola; Corrientes y Pueyrredón; Lugones y Sarmiento; Santa Fe y Thames, y la calle Brasil en Constitución.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar