Camioneros pacta 26,5% por un semestre y elude las sumas fijas

Política

Completó así la paritaria 2019 con una suba total de 49,5%. Hoy el gremio intentará homologar en el Ministerio de Trabajo el acuerdo con privados. La cláusula gatillo, en medio de la puja con el Gobierno.

El gremio de Moyano completó su paritaria 2019 que había arrancado con un ajuste de 23% de julio a diciembre pasado.

El sindicato de Camioneros le sumó ayer al Gobierno un nuevo revés en su intento por impulsar acuerdos salariales en suma fija al pactar una suba de 26,5% para el primer semestre del año, con lo que completó su paritaria con un ajuste total de 49,5% durante los doce meses de vigencia. El entendimiento, sellado en el ámbito privado y que hoy las partes intentarán convalidar ante el Ministerio de Trabajo, absorbió el incremento de $4.000 decretado por el Ejecutivo para el sector privado.

El propio Moyano terminó de anudar con los representantes de tres cámaras patronales un esquema de aumento en dos etapas que, si bien se sitúa por debajo de una inflación interanual de casi 54%, mantiene al gremio de choferes en el pelotón de los sueldos más altos y puede dejar a salvo el poder adquisitivo de los asalariados si en los próximos meses se produce la desaceleración que el oficialismo espera en la variación de la canasta básica. El sindicato había arrancado la negociación con un reclamo de suba de 33% por el semestre.

De acuerdo con el documento firmado ayer por la tarde, el primer aumento será de 16,5% con los sueldos de febrero y luego habrá otro de 10% con los de abril. Ambos se liquidarán sobre la base de los salarios de junio de 2019, cuando regía la paritaria anterior. También quedó resuelto que la primera parte del incremento previsto en el Decreto 14/2020, de $3.000, entrará en vigencia con los sueldos de enero y luego será absorbido desde febrero al igual que los mil pesos restantes a partir de marzo.

El convenio salarial tuvo por primera vez la firma de tres cámaras patronales luego de que el Ministerio de Trabajo autorizara la incorporación de una nueva entidad, Faetyl, que en rigor representa a exmiembros de la organización transportista más tradicional, Fadeeac, automarginados una vez que perdieron la elección interna. A ellas se suma la histórica Catac, asociada al transporte de cereales. Como informó este diario semanas atrás, la inclusión de Faetyl en tiempo récord fue un guiño del Gobierno a favor de Moyano por contener a los empresarios que más se beneficiaron de ser la contraparte del exjefe de la CGT durante el auge del kirchnerismo.

Con el acuerdo sellado en Camioneros, el Ejecutivo vio reducidas sus chances de generalizar un mecanismo de aumentos por sumas fijas en espejo del que quedó plasmado en el Decreto 14/20. Como informó ayer este diario, los sindicatos de Sanidad y de mecánicos (Smata) no sólo acordaron esta semana subas porcentuales, sino que hicieron valer la vigencia de sendas cláusulas gatillo, otra herramienta que la administración de Alberto Fernández esperaba desterrar de la actual ronda de paritarias.

Ambas organizaciones no sólo pactaron subas superiores al 11%, equivalentes a la inflación acumulada en el último trimestre de 2019, sino que Sanidad, del cotitular de la CGT Héctor Daer, se aseguró con los laboratorios la continuidad todo este año de los ajustes trimestrales en línea con la inflación.

Ante ese panorama al Gobierno le quedarán como opciones de aplicar las sumas fijas las paritarias de los docentes, donde se prevén ofrecer pagos de ese tipo por períodos cortos, y del gremio de Comercio, el más numeroso de la Argentina con más de 1,2 millón de empleados involucrados. También se buscará el auxilio de otras organizaciones cuyos dirigentes tienen vocación dialoguista como los estatales de UPCN, de Andrés Rodríguez, y los albañiles de Uocra, liderados por Gerardo Martínez.

Un relevamiento del Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, a cargo de Luis Campos, marca una brecha de hasta 20 puntos en términos de poder adquisitivo entre gremios que lograron aplicar la cláusula gatillo y los que no.

En el primer segmento, con aumentos por 2019 que superaron el 50%, figuran la Asociación Bancaria, la Federación de Aceiteros, Sanidad (laboratorios), Utedyc (personal de entidades civiles y deportivas), trabajadores de estaciones de servicio, empleados de farmacias y agentes de propaganda médica, entre otros. Entre los que aguardan la revisión de sus acuerdos del año pasado se encuentran Comercio, los metalúrgicos (UOM), textiles, Alimentación, Sanidad (sector asistencial), personal doméstico y trabajadores de prensa, al fondo de la tabla, con un 15% de aumento por el año pasado.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario