Castells se agrava: carta de "despedida"

Política

La salud del líder del Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), Raúl Castells, se agravó más ayer y se conoció una carta abierta que suena a despedida a 50 días de iniciada una huelga de hambre.

En ella el jefe del MIJD afirma en el encabezado que «sin la más mínima esperanza de que se haga justicia, sin la menor expectativa de que el gobierno abandone su política de persecución extrema contra sus opositores, quiero dejar estas líneas cuando ya los tiempos se agotan».

Recuerda Castells que «he luchado a lo largo de 34 años por las banderas del socialismo y la causa de los trabajadores y el pueblo; y he sobrevivido a la cárcel pinochetista en setiembre del '73 ayudando a Salvador Allende; he sobrevivido a la dictadura militar».

Continúa señalando que «sé que con 50 días de huelga de hambre contra estos gobiernos por nuestra libertad es poco el tiempo que me queda». «Ni siquiera el Estado me puede acusar de ninguna otra cosa que no sea pedir comida para los otros.»

Concluye su larga epístola pidiendo que
«el pueblo argentino no le perdone jamás a este gobierno este crimen político injusto e innecesario. Que nuestro pueblo valore la nobleza heroica de mis compañeros del MIJD y de las ligas campesinas. Que nuestro pueblo valore a una luchadora extraordinaria como es Nina Peloso. Es un inmenso honor ofrecer mi vida por este pueblo y por esta patria».

La Justicia admitió implícitamente el agravamiento de salud de este jefe político cuando Castells fue trasladado el fin de semana pasado desde el hospital regional de Marcos Paz a la clínica Calchaquí, en la localidad bonaerense de Quilmes, perteneciente al Sindicato de Trabajadores Cerveceros. El juez Facundo Cubas, quien lo procesó con prisión preventiva por intento de extorsión a un local de comidas rápidas, no opuso esta vez reparos a su traslado y tampoco el Servicio Penitenciario Federal. Mientras tanto otro piquetero, pero oficialista, Luis D'Elía, continúa libre no obstante haber tomado por asalto una comisaría de la Policía Federal.

El ofrecimiento de los cerveceros llegó en momentos en que la salud de
Castells, según su esposa Nina Peloso, empeoraba aceleradamente. La detención de Castells fue confirmada la semana pasada por la Sala de Feria de la Cámara del Crimen, pero tras la apelación de la defensa del dirigente, será revisada por la Cámara de Casación Penal.

Castells
y Peloso se postulan por el Frente de los Trabajadores y el Pueblo para competir por bancas en el Senado y en la Cámara de Diputados por la provincia de Buenos Aires. El titular del MIJD se encuentra detenido desde el 11 de junio último en una causa en la que está acusado de presunta «coacción agravada» por una protesta que encabezó en diciembre pasado donde exigió la entrega de combos llamados «cajitas felices» para chicos carecientes.

Dejá tu comentario