Causa Vialidad: defensa de Fatala dijo que no le correspondía controlar las obras viales

Política

La defensa de Fatala dijo que no le correspondía controlar las obras viales y refutó el contenido de los mensajes de José López. Insólita confusión de Mendoza, la provincia, con el ejecutivo de Austral, Julio Mendoza. Cristina hablará el viernes que viene.

En su alegato, el abogado del exsubsecretario de Obras Públicas calificó a la imputación de la fiscalía de “endeble” y habló de un “caudal de pruebas” y testimonios que deslindan de responsabilidad a Abel Fatala en los controles a la Dirección Nacional de Vialidad. “Mi cliente no tiene nada que ocultar”.

Durante el espacio de dos horas, el abogado Lucio Simonetti respondió a las acusaciones de los fiscales Diego Luciani y Sergio Mola, quienes pidieron para su defendido cuatro años de prisión. Para la acusación, Fatala formó parte de la asociación ilícita liderada por Cristina Kirchner y no controló las obras viales en Santa Cruz otorgadas a Lázaro Báez.

Nestor y Abel Fatala.jpg
Néstor Kirchner y Abel Fatala.

Néstor Kirchner y Abel Fatala.

Dos ejes centrales fueron remarcados por la defensa: por un lado, la réplica a los mensajes del celular de José López, prueba por la que no fue indagado Fatala ni ningún otro imputado. Y, por otra parte, el reconocimiento del propio Javier Iguacel y de todos los testigos de que los controles de las obras no pasaban por la subsecretaría de Obras Públicas.

El celular de López

“¿A qué le tenía miedo la fiscalía?”, se preguntó Simonetti en referencia a los mensajes del celular del exsecretario de Obras Públicas condenado por enriquecimiento ilícito, José López. Es porque Diego Luciani y Sergio Mola usaron ese material probatorio recién en los alegatos y no interrogaron a ninguno de los imputados sobre el contenido de los mensajes.

En ese sentido, el abogado recordó que Fatala presenció todas las audiencias y fue uno de los únicos imputados que quiso declarar y que aceptó responder preguntas. “Mi cliente no tiene nada que ocultar”, dijo. “¿Por qué la fiscalía no le preguntó a Fatala por estos mensajes de López? ¿Por qué no quiso aclararla? No lo sabemos. ¿Cuál era el miedo que tenía?”.

jose-lopez.jpg
José López. 

José López.

En concreto, la fiscalía sostuvo que Fatala tenía relación con Austral por un mensaje del teléfono de López en el que se habla de una supuesta reunión con Julio Mendoza, ejecutivo de Austral Construcciones. “Esto no es así”, enfatizó la defensa. Y explicó que el intercambio no se refería al empresario sino a la provincia de Mendoza, porque en mayo de 2015 CFK iba a viajar a Mendoza para inaugurar una obra y Fatala estaba preparando el viaje junto al gobernador.

“¿Qué es lo que se pretende? ¿Ensuciar a personas con mensajes en los que se habla de cuestiones meramente operativas para la construcción de obras?”, se quejó Simonetti.

CRISTINA KIRCHNER
Cristina Fernández de Kirchner. 

Cristina Fernández de Kirchner.

El abogado explicó que “contingencias en las obras hay siempre” y que por eso empresarios y funcionarios se juntan constantemente para resolver esas situaciones. Alegó que es lo mismo que ocurre en una obra doméstica, pero a gran escala. “Que una empresa se junte con un funcionario es algo válido, es algo que sucede. Dónde está la falta de transparencia a la que le asigna el Ministerio Público”, agregó.

Otro de los mensajes extraídos del celular de López hacía referencia a una tal Juana: "Lo de Juana está encaminado", decía. La fiscalía interpretó que allí había un negociado oculto. Sin embargo, Simonetti adujo que estaban hablando de la estatua de Juana Azurduy y su complejo traslado hasta Buenos Aires. Es porque se trató de una escultura que Bolivia le obsequió a la Argentina y había que transportarla por distintas rutas nacionales y provinciales. Por eso -según el defensor- es que se le comunicó a la Dirección Nacional de Vialidad (DNV) y se trabajó en la logística. A eso hacía referencia ese chat.

vialidad nacional.jpg

Controles

Para la fiscalía, Fatala no ejerció los controles correspondientes sobre las obras otorgadas a Lázaro Báez. Sin embargo, la defensa buscó demostrar que no hay ninguna normativa vigente que establezca que la subsecretaría de Obras Públicas tenía o tiene la potestad de ejercer dicho control.

Simonetti explicó en ese sentido que la DNV es un ente autárquico. “Es decir, que se administra a sí mismo sin ninguna supervisión por parte de ningún otro organismo”. Técnicamente detalló que el de la dependencia a cargo de Fatala “era un control recursivo”. Y que el problema es que el Ministerio Público analiza a la DNV como parte de una estructura administrativa vertical, “y esto no era así”.

Enfatizó que “la subsecretaría no tenía intervención en la DNV”. Que había reuniones conjuntas, articulación, pero que no había un control vertical directo, ya que “no había ningún tipo de norma o reglamento o disposición administrativa que detalle en qué debería consistir la supervisión” (…) “Pero sí tenemos normas, leyes nacionales, que establecen cómo debe hacerse esa tutela. La ley de procedimiento administrativo establece que hay un recurso de alzada, no jerárquico”, aclaró el abogado.

abel fatala.jpg

Como prueba fundamental de este argumento, Simonetti citó la normativa y, además, recordó que todos los testigos ubicaron a la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y a la Auditoría General de la Nación (AGN) como los únicos organismos que controlaban a la DNV. “Nadie más”, afirmó. Y recordó que el propio denunciante de esta causa, Javier Iguacel, reconoció que no había ningún tipo de responsabilidad de control por parte de la subsecretaría al mando de Abel Fatala.

Además, recordó que Iguacel no incluyó a Fatala en su denuncia original y que su defendido fue introducido en el expediente por los fiscales de instrucción Gerardo Pollicita e Ignacio Mahiques, cuando elaboraron la teoría de la importación de funcionarios de Santa Cruz para el gobierno nacional como parte del plan delictivo.

Argumento discutible que, además, dijo no caberle a su defendido ya que lo señalaron como una persona de máxima confianza de Néstor Kirchner y eso no era así. “No era alguien de procedencia, si se quiere, kirchnerista pura”, ilustró. Con la salvedad de que eso no sería un delito en sí mismo, el defensor señaló que “la acusación parte de una premisa incorrecta”.

Cristina juicio Vialidad

En definitiva, “no se le imputa un hecho activo sino una omisión deliberada y no hay en todo el alegato de la fiscalía una descripción precisa de en qué habría consistió esa omisión”, expresó Simonetti.

Al reclamar la absolución para su cliente, concluyó que “la fiscalía no ha tenido un desempeño conforme al principio de objetividad”.

La palabra de CFK

La semana que viene comenzará el alegato de la defensa de Cristina Kirchner, a cargo de los abogados Carlos Beraldi y Ari Llernovoy. Según está previsto utilizarán dos de las tres jordanas otorgadas por el Tribunal, dispuestas para los días lunes y martes.

El viernes, la vicepresidenta utilizará el espacio del alegato para hablar ante el TOF2 y todas las partes del juicio que la tiene como principal imputada. Ámbito pudo saber que, en principio, tiene prevista su alocución vía Zoom, conectada desde su despacho del Senado de la Nación.

Carlos Beraldi
Carlos Beraldi. 

Carlos Beraldi.

Según la normativa, solo por tener título de abogada, CFK puede usar el espacio del alegato para expresarse. Técnicamente no será un ejercicio de defensa, ya que ese mecanismo está previsto en indagatoria, que ella quiso ampliar tras el alegato de la fiscalía, pero no pudo hacerlo por la negativa del Tribunal.

Dejá tu comentario