CGT: cruce entre Daer y Acuña por relación con el Gobierno

Política

El acto de ayer por el 9 de Julio encabezado por Alberto Fernández disparó una crisis de proporciones en la cima de la CGT. Mensajes cruzados, audios ofuscados en el chat del Consejo Directivo de la central y hasta llamados telefónicos con insultos fueron algunas de las repercusiones que dejó un nuevo cruce entre Héctor Daer y Carlos Acuña, los dos secretarios generales de la organización. Aunque no aparece en el horizonte inmediato una ruptura desde varios sectores comenzaron a hablar ayer mismo de agotamiento y de una difícil vuelta atrás en la relación.

La confrontación arrancó con la invitación de Presidencia a Daer para que participara como único representante de la CGT en el acto de ayer con el jefe de Estado junto a gobernadores y dirigentes empresarios. La queja de Acuña por haber sido marginado se cristalizó en un audio áspero que el jefe del gremio de estaciones de servicio envió al grupo de WhatsApp que comparte la treintena de sindicalistas del Consejo Directivo. A ese audio le siguió otro del sindicalista de Sanidad y varios mensajes más de otros referentes que trataron de llamar a la calma para evitar una escalada del conflicto.

No fue el primer cruce entre los dos sobrevivientes del otrora triunvirato de conducción. En febrero de 2018, en vísperas de una movilización que había lanzado el camionero Hugo Moyano contra el gobierno de Cambiemos, Acuña llegó a tildar a Daer de “carnero” por su decisión de no participar y hasta pidió su apartamiento de la CGT, a pesar de que el propio estacionero se bajó de la protesta pocos días después al mismo tiempo que su jefe sindical, el gastronómico Luis Barrionuevo.

El choque de ayer también fue iniciado por Acuña: “quiero informarles que como cosecretario de la CGT no fui invitado a ningún acto. Feliz día de la Patria y a todos los compañeros, un abrazo grande”, dijo el gremialista en el cierre de un audio incendiario, volcado al grupo de WhatsApp, en el que apuntó contra su colega en la conducción por haber aceptado el convite de Alberto Fernández a sus espaldas, en teoría. “No me voy a prestar a este juego”, advirtió luego de señalar que intentó en varias oportunidades comunicarse con Daer una vez que se anotició del acto en Olivos.

El sindicalista de Sanidad le contestó con capturas de pantalla de llamadas perdidas al celular de Acuña y aportó otro audio al mismo grupo. Allí alegó que participó del acto luego de que “Ceremonial (de Presidencia) pidió que fuera una sola persona por la CGT” y que como parte de su presencia buscó “dejar en claro permanentemente la unicidad institucional en la representación de la CGT” de “los trabajadores y de todas las organizaciones sindicales”.

A ese cruce le siguieron algunos mensajes de conciliación por parte de otros gremialistas como Andrés Rodríguez (estatales, UPCN), Agustín Amicone (calzado) o Sergio Romero (docentes, UDA) para bajar la tensión. No impidieron, sin embargo, que la discusión escalara hasta un aparente llamado telefónico entre ambos cosecretarios generales que incluyó algún insulto, según varios dirigentes.

La tensión interna en la CGT no se agota en los dos líderes. La semana pasada Daer acudió a la sede de la Unión Obrera de la Construcción (Uocra) para una reunión con el jefe de ese gremio, Gerardo Martínez, Andrés Rodríguez y José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), los referentes del grupo de los denominados “independientes”. Se trata de un sector que se jacta de buen diálogo con todos los gobiernos en el que, sin embargo, anidan cuestionamientos al abordaje del Gobierno respecto de la pandemia pero también hacia Daer por su vinculación con los funcionarios en general y con Alberto Fernández, en particular.

Acostumbrados a un trato personal con la cima del Ejecutivo, los dirigentes le plantearon en aquella oportunidad que debería endurecer su discurso en algunos ítems que preocupan a la CGT como subsidios salariales ATP que supuestamente no llegan a sectores que los necesitan o el debate por el teletrabajo, que se salió de los parámetros que pedía la conducción de la central.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario