Reorganización

Política

Para muchos toda la cuestión se aceleró tras el discurso de la vicepresidente Cristina de Kirchner en La Plata, que coincidió con una serie de movimientos de reorganización que aún duran. Coincidencia o no, lo cierto es que varias cuestiones dieron marcha atrás, y otras tantas fueron impulsadas a partir de aquella fecha.

Con algunas evidencias bastante llamativas, según los hombres de empresa. Es que ya es un secreto a voces que dentro del Gobierno hay dos grupos de trabajo: los que se orientan al aumento de las exportaciones y los acuerdos con grupos empresarios, base excluyente para avanzar en un planteo estratégico sólido con el FMI (cuya reapertura de negociaciones comenzó a hablarse este mismo fin de semana); y los de un ala mucho más ligada a la política (varios ponen el epicentro en el Instituto Patria), ocupados especialmente a los precios y al control de la inflación, tema que consideran central en un año electoral como el actual. Y es justamente esa “tensión” entre ambos grupos, lo que está imponiendo el ritmo, y hasta los temas de discusión.

También en ese planteo no son pocos los que justifican la vuelta de una cantidad de cuestiones como “la mesa de los argentinos”; los acuerdos por productos que remiten a los “carne para todos”, etc. del exsecretario Guillermo Moreno, entre otros asuntos bien conocidos, y mejor recordadas por los empresarios, y todo esto aderezado por el recrudecimiento del brote pandémico que llevó hasta hablar de “toque de queda”, para tratar de aplacar, especialmente, a los grupos de jóvenes de vacaciones en lugares turísticos, que se volvieron prácticamente incontrolables.

La idea, sin embargo, fue rápidamente “diluida” en una serie de alternativas, y con diferentes grados de libertad para los gobernadores, aunque la preocupación en el Gobierno nacional es inocultable, casi tanto como la “ausencia” del ministro de Salud, Ginés González García.

Dejá tu comentario