Siempre el billete verde

Política

La inédita caída del dólar blue hasta $145, y el discurso de hoy del presidente Alberto Fernández fueron los temas más comentados en todas las reuniones de los últimos días, y los que tuvieron mayor cantidad de derivaciones.

En el primer caso, el tema más analizado por todos los empresarios es la lenta reactivación tras la caída de 10% del PBI el año pasado y los coletazos de esa situación con muchos comercios e industrias cerrados ya en forma definitiva. Hasta el centenario frigorífico Arrebeef, de la localidad bonaerense de Pérez Millán, cayó dejando 1.000 operarios afuera, incapaz de seguir afrontando la situación general y la presión sindical, y eso que la carne vacuna es uno de los rubros que logró mantener más la actividad, en parte, por las exportaciones.

Sin duda, decían en un quincho de Nordelta, “las autoridades van a tener que empezar a tener en cuenta estos datos. Además, no todos los gremios ni los sindicalistas se están comportando con la responsabilidad que exige el momento”, sostenía un hombre de los alimentos, sector que justo esta semana “se animó” con un comunicado formal de la en otra época poderosa Copal, manifestando su “preocupación” por la situación del sector que “hace casi un año está expuesto a un estricto congelamiento de precios”. Tras destacar que esa medida oficial ya fue prorrogada 6 veces, a pesar de la situación crítica de muchas empresas, en parte derivada de los “aumentos de costos, logística, salarios, materias primas, y depreciación del tipo de cambio oficial”. Lo cierto es que, además, el sector formal enfrenta la competencia de empresas fiscalmente irregulares, no controladas ni por Nación, ni por provincias, lo que les permite costos menores y un poder de compra mucho mayor.

Por supuesto que el tema derivo a los sangrientos acontecimientos en Ciudad Oculta, al lado del Mercado de Liniers, donde faenaron hacienda en plena calle; y sobre la suerte que puede llegar a tener el cocinero y exintendente de Quilmes, Martiniano Molina, designado ahora por Horacio Rodríguez Larreta como “embajador gastronómico” en la Ciudad de Buenos Aires, a cargo del armado del polo de comidas y entretenimientos que el jefe de la Ciudad prevé para el vasto predio de 35 manzanas. Tras los últimos acontecimientos, más de uno agradece que el Mercado aún esté funcionando y sirva todavía también de contención social.

Dejá tu comentario