Cobos cruzó a Scioli y recibe a los opositores

Política

Ni siquiera irán los gobernadores de la UCR kirchnerista. El aislamiento político -y la audacia- de Julio Cobos quedará hoy registrado con el faltazo de los mandatarios provinciales oficialistas, quienes, a partir de un llamado de la Casa Rosada, se bajaron de la cumbre convocada por el presidente del Senado.

Ayer, el bonaerense Daniel Scioli fue el encargado de terminar de sepultar la convocatoria de Cobos. «Desde el inicio de la dinámica parlamentaria, la presencia y el posicionamiento de los gobernadores iba a generar una lectura como que se estaba presionando al Poder Legislativo. A los legisladores hay que dejarlos analizar con tranquilidad, sin presiones y ver cómo pueden avanzar en construir consenso sobre este tema», fue la embestida del gobernador de Buenos Aires contra el vicepresidente radical. Scioli cuestionó así el llamado inconsulto de Cobos a otros gobernadores para analizar el proyecto de retenciones girado por Cristina de Kirchner al Congreso, al advertir que a través de esa convocatoria «se podría generar una lectura como de presión sobre el Poder Legislativo».

Frente al boicot kirchnerista, desde el despacho del vicepresidente advirtieron que Cobos les presentará a gobernadores de la oposición Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Hermes Binner (Santa Fe) y Juan Schiaretti ( Córdoba) una propuesta propia de modificación al proyecto oficial de retenciones móviles girado por el Ejecutivo nacional al Congreso en medio de la pulseada con el agro.

La audiencia arrancará a las 12 en el Salón Gris del Senado. Si bien se esperaba que también concurrieran los gobernadores radicales de Corrientes, Arturo Colombi, y de Río Negro, Miguel Saiz, estos caciques de la UCR kirchnerista tampoco quieren herir las susceptibilidades del matrimonio presidencial y aislarán también al vicepresidente.

«Colombi va a estar trabajando en Buenos Aires este lunes, pero posiblemente no asista a la reunión porque prefiere esperar a que el debate empiece entre legisladores», explicaron voceros del gobernador correntino enmarcado en la Concertación «Plural».

Pese a todo, el vicepresidente confirmó ayer el encuentro con gobernadores opositores y advirtió que si los demás no asisten deberán dar explicaciones porque «iban todos, excepto Daniel Scioli».


«Yo
estoy dispuesto a recibir a los que quieran venir. Si algunos consideran que no es oportuno o que no pueden aportar algo para solucionar, lo respeto», aseguró Cobos al participar de un acto por el Día de la Bandera el viernes en la Ciudad de Buenos Aires.

«Yo como gobernador de la provincia más grande de la Argentina tengo que ser absolutamente responsable y prudente de los posicionamientos que tomo. Acá no se trata de estar con el gobierno nacional o con el campo, sino de estar responsablemente con la estabilidad y el diálogo», se ufanó ayer Scioli.

Pocas horas después de los dichos de Scioli, desde Mendoza Cobos rechazó las advertencias del bonaerense y subrayó que su convocatoria a gobernadores «de ninguna manera» significa una « presión» del Poder Ejecutivo sobre el Legislativo, sino una «vocación de todos por resolver el problema».

«Existe, de parte de todos, una vocación por resolver el problema. Una cosa es presionar, otra es deslindar responsabilidades y otra es compartir la tarea conjunta de la salida de un conflicto que llevaba más de cien días», sostuvo Cobos.

A través de un comunicado, el vicepresidente agregó: «De ninguna manera es presionar a nadie; al contrario, es fundamental conocer -entre otras cosas- qué piensan aquellos gobernantes que recibirán los beneficios de esta renta extraordinaria. Son los gobernadores los que conducen las políticas económicas en cada una de sus provincias, son ellos quienes saben las necesidades en materia de salud, caminos y vivienda».

Puso como ejemplo, en este sentido, la tarea realizada por los gobernadores en la Ley de Hidrocarburos, que «permitió recuperar para las provincias el dominio de los recursos».

«En aquella oportunidad fuimos a ambas comisiones del Congreso, a la de Diputados, que estaba a cargo de Roxana Bertone, y a la de Senadores, a cargo de César Gioja y bajo la presidencia, en la Cámara alta, de Daniel Scioli. Fue así que logramos dar impulso a una ley que estuvo más de 14 años en el Congreso de la Nación», reseñó.

A las voces disidentes volvió a sumarse anoche el chubutense Mario Das Neves, quien pidió un debate amplio en el Congreso.

Dejá tu comentario