4 de abril 2008 - 00:00

Complica López Murphy estrategia de Macri

Ricardo López Murphy
Ricardo López Murphy
Mauricio Macri está empeñado en tener, antes de fin de año, un aglomerado de partidos políticos que pueda expandir a nivel nacional. Lo quiere tener listo, no sólo en la Capital Federal, sino en todo el país, para que ese sello se presente en las elecciones del año que viene. Pero el jefe de Gobierno porteño apenas pudo ayer sentar por segunda vez a los jefes de partidos que nutrieron la alianza PRO, para continuar con un debate que tiene historia, no en su tropa, pero sí en los partidos conservadores que, como en su momento la UCeDé, han intentado esmerilar sin éxitos las posiciones confrontadas del interior con la Capital Federal.

Le pasa a Macri en esa mesa que conduce su jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, a la que se sientan los representantes de las sedes porteñas del Partido Demócrata ( Federico Young), el Demócrata Progresista (Oscar Moscariello), el Federal (Martín Borrelli) y Recrear (Carlos Araujo).

En principio, la tarea de aglutinarlos en una confederación o alianza que funcione con reglas propias de un partido político parece más fácil en la Ciudad de Buenos Aires. Por un lado, porque los aliados no manifiestan las dudas y resistencias del interior y por otro, porque Macri cuenta con el plus de estar gobernando el distrito con lo que puede, convidar cargos y espacios a sus socios.

El nudo de la discusión ayer fue sobre las candidaturas nacionales de la eventual confederación de partidos. Le reprochan a Larreta que no puede «tener a los aliados en stand by esperando que Mauricio sea candidato a presidente». Se lo dicen porque no quieren repetir el bochorno de las urnas del año pasado, cuando a Ricardo López Murphy sólo lo apoyaron de palabra y en algunos distritos.

Los socios de Macri esperan, en cambio, «candidaturas nacionales el año que viene, por la confederación» y que Macri las bendiga, aunque «le parezca que tendrán pocos votos». Eso le dijeron ayer a Larreta, cuando la discusión se encaminó a lograr que el acuerdo casi listo en Capital Federal tome forma en el resto del país.

Sin embargo, aunque en apariencia es una interna chica, la decisión de Recrear, el partido de López Murphy, es clave en ese armado.

  • Confrontación

    El domingo próximo confrontarán en la interna partidaria los aliados de Esteban Bullrich, quien es ministro de Desarrollo Social en el gobierno macrista, contra los más seguidores de López Murphy.

    Los que se alinean con Bullrich y lo promueven como presidente del partido son a la vez quienes acompañan la intención de Macri de sumar a Recrear en una confederación partidaria. En cambio, del otro lado, postulan al legislador de Santiago del Estero, Castor López, para el puesto que pretende Bullrich en la conducción de Recrear y no están de acuerdo con confluir en un paquete donde creen «el partido pierde identidad».

    Recrear es clave para Macri, porque es el único partido dentro de su alianza electoral que tiene representación en 16 distritos del país.

    Pero también otros partidos socios, como el Federal y los demócratas, vienen planteando desde las provincias que no están aún de acuerdo con que los sume a un nucleamiento donde deban coincidir en funcionamiento y estrategias electorales. Hoy en la provincia de Buenos Aires, el principal referente de CpC, Jorge Macri, cree que «aún tenemos que esperar para un armado nacional, porque no tenemos las mismas urgencias».

    En otro sentido, Macri ha ganado una batalla en la Justicia y se queda con la marca PRO, Propuesta Republicana, pero no como sigla de la alianza, sino para reemplazar el nombre de su propio partido. De este modo, Compromiso para el Cambio pasa a llamarse PRO y en caso de que prospere la mentada confederación, deberán apelar a otro nombre para presentarla formalmente.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar