Argentina necesita una Corte Suprema ágil, eficiente y con paridad de género

Política

Estamos transitando una crisis institucional del federalismo argentino, y el punto más alto de esta situación lo podemos ver en la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

El proyecto de ampliar la cantidad de miembros de la Corte Suprema de Justicia es la respuesta a una sociedad que no puede seguir viviendo con su máximo órgano judicial atrasando varios años, y sin brindar soluciones a la cantidad enorme de causas por resolver.

La Constitución Nacional nos marca que la forma de gobierno elegida es democrática, republicana y federal. Argentina necesita una Corte que tenga representación federal y de género, dos aspectos que la actual conformación no contempla.

Estamos transitando una crisis institucional del federalismo argentino, y el punto más alto de esta situación lo podemos ver en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Se ha llegado a un extremo donde cuatro personas resuelven, o intentan resolver, el manejo del servicio de Justicia de toda una nación, y eso es imposible.

La resolución que dieron al Consejo de la Magistratura fue una de las últimas acciones que desplegó la Corte Suprema, dejando un grave precedente institucional. Debemos cuidar y garantizar la organización de nuestro estado de derecho frente al avasallamiento de los principios básicos del sistema jurídico argentino.

No menos preocupante es la cantidad de causas por resolver que tienen los integrantes de la actual Corte. Se acumulan por miles, y la simple lógica indica que es imposible que sólo cuatro o cinco integrantes lo puedan resolver, y más aún si se tiene en cuenta que en la mayoría de ellos se requiere conocimiento especializado para su resolución.

El servicio de justicia debe ser mucho más ágil, hoy existen miles de causas en trámite sin resolver. Y cuando hablamos de causas, estamos hablando de centenares de miles de argentinas y argentinos que esperan por una resolución judicial, que puede llegar a modificar sus vidas y las de sus allegados.

El proyecto presentado a propuesta de muchos gobernadores y gobernadoras de provincias argentinas, tiene aspectos que resultan superadores de la situación actual.

La elevación del número de integrantes a 25 miembros garantizará una composición federal, y con conocimientos en diferentes materias del Derecho. De esta manera se logrará que, al momento de resolver, se contemplen las características propias de cada provincia y región del país.

Con ese número también se aspira a dotar de mayor agilidad y eficiencia al servicio mismo de Justicia, que se debe asegurar para todas y todos los argentinos.

Además de beneficiar a la ciudadanía en general, que requiere justicia, también hará lo propio con abogados de cada una de las provincias, que tendrán mayor y mejor acceso recursivo ante la Corte, sin tener que depender de los grandes estudios jurídicos de Capital Federal para que le sean concedidos los recursos.

Tal como dijo Eugenio Zaffaroni, exintegrante de la Corte Suprema, “estamos ante un proyecto revolucionario”, que seguramente logrará recomponer la situación de crisis institucional que atraviesa al máximo organismo de la justicia argentina.

Es muy importante el rol que juegue la oposición legislativa. Se debe esperar que no dejen sus sillas vacías, como lo hicieron esta semana, cuando vinieron gobernadores de distintas provincias al plenario de comisiones. Que no nos acostumbren a eso.

La ausencia opositora es falta de responsabilidad institucional. El Senado Nacional es el ámbito federal para el debate, porque aquí se representan los intereses de los estados provinciales, donde viven quienes nos dieron mandato para defenderlos.

Senador nacional del Frente de Todos por La Pampa y presidente de la Comisión de Legislación General.

Dejá tu comentario