Cristina, ayer en la AMIA

Política

Comida casher y sonrisas: con eso esperaron unos cuarenta dirigentes de la DAIA a Cristina Kirchner en la sede de la entidad. A cambio de tanta cortesía, la esposa del Presidente evitó cuidadosamente rozar siquiera rispideces como el fallo del Tribunal Oral Federal Nº 3 (que liberó a todos los imputados en la causa AMIA), su apoyo a esa teoría y cuestiones de política local como su posible candidatura bonaerense.

La visita de la senadora fue precedida por un incidente que -dada la reciente historia del país- hizo pensar en algo peor: una hora antes de su llegada a Pasteur 633, el edificio fue sacudido por un fuerte estruendo, causado por la explosión de una caldera de calefacción ubicada en la terraza.

Además de Jorge Kirszenbaum y de Julio Toker, presidente y secretario de la DAIA, respectivamente, la presencia más conspicua fue la de Marta Nercellas, la abogada de la entidad y principal impulsora de la causa AMIA por la querella. Podría interpretarse su asistencia al almuerzo como una muestra del desacuerdo de la DAIA con el fallo.

A diferencia del explosivo discurso que pronunció
Roberto Lavagna en el desayuno organizado la semana pasada por la DAIA (el de los «setentistas» y «noventistas»), el almuerzo con Cristina Kirchner no atravesó el plano de lo protocolar; luego de hablar extensamente de su viaje a Israel y a los territorios de Palestina, hizo la obvia comparación de las diferencias socioeconómicas que se observan a simple vista a ambos lados de la frontera. Después, relató su «conmoción» en su visita a Dachau, el campo de concentración cercano a Berlín.

En diálogo con este diario, fuentes de la DAIA explicaron que habían evitado «ex profeso» hablar de la causa AMIA con la senadora, porque -dijeron- «ése
es un tema que se habla con los jueces». De hecho, ayer el propio Kirszenbaum se reunió con el juez Rodolfo Canicoba Corral y con el fiscal Alberto Nisman por la visita de un juez suizo al país, que supuestamente llegó para investigar alguna cuenta del ex presidente Carlos Menem. Los funcionarios judiciales desmintieron la especie: el magistrado helvético viajó a Buenos Aires para investigar la posible participación de agentes iraníes en un atentado ocurrido en la ciudad de Lausanne, y que podrían tener vínculos con quienes planificaron y llevaron a cabo el ataque contra la AMIA.

Ya había pasado el plato de salmón con ensalada, el pollo con arroz y el helado «parve» (no lácteo) con brownie. La senadora se encaminó a la salida donde la esperaba el habitual enjambre de movileros.

Dejá tu comentario