Cuatro meses

Política

Es lo que, estiman, demorará reunir las firmas necesarias para convocar al referendo revocatorio para Aníbal Ibarra. El proceso arrancó el fin de semana con mesas en los barrios. Pero, si se cumple ese pronóstico, la consulta coincidirá con las elecciones legislativas porteñas.

En un plazo de 4 meses, podrían reunirse las 519.599 firmas necesarias para que los porteños, en elecciones, decidan la continuidad o no de Aníbal Ibarra como jefe de Gobierno, luego de la tragedia que dejó 192 muertos en República de Cromañón.

Así lo estiman profesionales ligados al trámite recolección que comenzó este fin de semana y que debe realizarse según dispone la Constitución de la Capital (art. 67, que obliga a reunir 20% del padrón para acceder al referendo) y según lo entendió el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) porteño la semana pasada.

Si este pronóstico se cumple (hay que recordar que el tiempo para recolectar firmas es de 12 meses), para mediados de setiembre o de octubre podría realizarse la votación, dado que el TSJ tiene 90 días para convocar al referendo. Y, para esa fecha, más específicamente para octubre, hay comicios legislativos en todo el país, y el presidente Néstor Kirchner intentará extender las arcas de su política en el interior.

• Planillas

En el caso de que ocurriera esta cercanía de elecciones -que es posible no sólo por pronósticos aritméticos de la recolección de firmas que ya comenzó, sino, además, por expectativas del propio Ibarra de reunir las adhesiones para fines de mayo-, podría el kirchnerismo afectar los resultados, si acompañara o no la continuidad del jefe porteño.

El TSJ entregó 20 mil planillas el viernes a los autores de los dos pedidos de revocatoria a los que hizo lugar. Una tanda de 10 mil le correspondió al particular
Gabriel Rodríguez Vallejos, que el sábado inició la recolección en cinco puntos de la Ciudad -Cabildo y Juramento, Monroe y Triunvirato, el Rosedal de Palermo, el shopping Alto Palermo y en San Juan y Boedo- y logró 1.036 firmas. «Ahora (por ayer, en una mesa ubicada en el shopping del Abasto) recolectamos en una hora 100 firmas», explicó a este diario Rodríguez Vallejos.

«Si se arman las mesas que dicen, creo que va a llevar un plazo de 4 a 6 meses juntarlas. Nosotros tenemos un año de tiempo. Lo que pasa es que, por ahora, las únicas personas habilitadas para retirar las planillas somos Fabián Bergenfeld
(uno de los letrados autores del otro pedido de revocatoria autorizado por le TSJ) y yo», explicó Rodríguez Vallejos.

Es que el TSJ le entregó 10 mil a él y 10 mil más al grupo de Bergenfeld y otros letrados, y
no volverá a entregar planillas para firmas -que son numeradas y certificadas-hasta que no se devuelvan ya firmadas en al menos 50% o más.

Hoy serán abiertas 9 mesas en distintos puntos de la Capital que se sumarán a las de
Rodríguez Vallejos. «Las mesas van a estar a partir de mañana a las 13. Vamos a coordinar para no encimarnos en los lugares de firmas», explicó Bergenfeld y aseguró: «En cuanto al tiempo que nos va a llevar reunir las firmas, no podemos aventurar nada».

• Voluntad

Juan Curuchet, otro letrado que presentó el pedido de revocatoria junto con Bergenfeld, indicó a este diario: «Creo que se van a juntar a razón de 400 a 500 firmas por mesa, pero hay que ver qué es lo que pasa. Se ve que hay voluntad en la ciudadanía». Hay varios factores que podrían influir en el tiempo de recolección, entre ellos:

• Si
Ibarra aporta firmas del aparato municipal, se estima que se llegaría a 200 mil adhesiones, que podrían no apoyarlo además, en caso de que se juegue su cargo en elecciones.

• La conclusión del período de veraneo, cuando comience en las próximas dos semanas el nuevo ciclo lectivo y regresen turistas porteños que podrían estar interesados en firmar.

• Se cree que, si el ritmo de recolección es de un promedio de 300 a 400 firmas por mesa, en 3 a 4 meses, se podría lograr el referendo; y a los 90 días, las elecciones.

• Tiempo perdido

«Desde las 10 hasta las 18 vamos a juntar firmas. Pero el tiempo que nos lleve puede variar, porque, si se completan al mismo ritmo que se completaron este fin de semana, nos quedaríamos sin planillas a mitad de la tarde. Entonces, deberíamos suspender la recolección y pedir más, lo que hace perder tiempo», explicó Curuchet.

Entre el público interesado en firmar había gente que aseguró querer que Ibarra se vaya, pero, también, en apoyo, para que se legitime su cargo en elecciones. Otro comentario repetido fue que si el costo presunto de las elecciones es de $ 4 millones, y
para ello debe concurrir 70% del padrón y sólo se iría Ibarra con 50,1% de votos en contra, es «tirar la plata, porque no hay manera de que Ibarra pierda, y lo único que vamos a perder es el dinero en realizar los comicios».

Algunos de los letrados indicaron que esta última hipótesis también interfería en el proceso de recolección, pero que muchos creen, por otro lado, que Ibarra no debe ser legitimado en su cargo luego de los 192 fallecidos en Cromañón.

Dejá tu comentario