De la Rúa tendrá la primera entrevista hoy con Bush Jr.

Política

Fernando de la Rúa se entrevistará por primera vez hoy con George Bush en la Casa Blanca. El encuentro es más un acto protocolar que una sesión de trabajo, en razón de que es una visita privada sin agenda previa, pese a que la Argentina y los EE.UU. tienen muchos asuntos pendientes de resolución, algunos conflictivos como barreras arancelarias, patentes y cielos abiertos. El viaje se justifica además porque mañana todos los mandatarios del continente se reúnen en Québec para negociar la creación del tratado de libre comercio que aspiran sea una realidad antes de 2005. De la Rúa cumple además con el orden de escalafón que le toca a la Argentina ante la diplomacia de Washington: antes de él ya se entrevistaron con Bush Jr. los presidentes de México, Colombia y Chile. Ninguno de ellos acompañó ayer a los EE.UU. -como sí lo hizo la Argentina-en el voto de condena en la ONU por la violación de los derechos humanos en Cuba.

Durante el encuentro con Bush, el Presidente, acompañado por su y el, interiorizará a su anfitrión sobre las y de la nueva situación abierta tras la llegada a la jefatura de la cartera de Hacienda de Domingo Cavallo.

Fernando de la Rúa se reunirá hoy en Washington con George Bush, con quien conversará sobre el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA). El Presidente viajó anoche para realizar una visita privada -es decir no oficial-a su colega de los Estados Unidos que se hará en el Salón Oval de la Casa Blanca a las 15 hora de la capital de los EE.UU.

De la Rúa
llegará hoy a las 10 a ese país con una pequeña comitiva y después de la cita con Bush, que como es privada no tiene una agenda preestablecida de temas, seguirá rumbo a Québec, Canadá, adonde llegará a las 19.

La gira proseguirá mañana, cuando a las 8 desayune en ese país con el presidente de Brasil, Fernando Henrique Cardoso; a las 17 se encontrará con el presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, y a las 18.30 tomará parte en la ceremonia inaugural de la Tercera Cumbre de las Américas.

Por la noche compartirá una cena con sus pares de Brasil, Chile, México. El sábado desayunará a las 8 con el presidente de Paraguay,
Luis González Macchi, y partirá a las 16 de regreso a la Argentina.

Durante el encuentro con Bush, el Presidente, acompañado por su canciller
Adalberto Rodríguez Giavarini y el viceministro de Economía, Daniel Marx, interiorizará a su anfitrión sobre las perspectivas de la economía argentina y de la nueva situación abierta tras la llegada a la jefatura de la cartera de Hacienda de Domingo Cavallo.

Explicación

De la Rúa también explicará en qué consiste el proyecto de convertibilidad ampliada que analiza el Parlamento y la postura que la Argentina llevará sobre el ALCA a la Cumbre de las Américas.

De la Rúa explicó ya en varias oportunidades que su cara a cara con
Bush será a agenda abierta, aunque dio por seguro que el centro de la cuestión será el interés regional, rubro en el que pretende reafirmar la amistad estratégica argentino-estadounidense.

Luego del encuentro, ambos presidentes ofrecerán una conferencia de prensa en los jardines de la Casa Blanca.

La delegación presidencial está integrada por la primera dama,
Inés Pe rtiné; su dama de compañía, Bárbara Hume; el canciller Rodríguez Giavarini y su esposa, Susana Pestana, y el ministro de Educación, Andrés Delich.

También escoltarán al jefe del Estado el senador justicialista
Carlos Corach; el diputado aliancista y titular de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara baja, Marcelo Stubrin; el secretario Marx; el vocero presidencial, Ricardo Ostuni, y los secretarios de De la Rúa, Leonardo Aiello y Ana Cernusco.

Clausura

Completan la comitiva el jefe de la Casa Militar, general Julio Hang, y el jefe de Ceremonial de la Cancillería, Fernando Taboada.

La Argentina batalló para lograr incorporar en la Cumbre de las Américas que empieza mañana una cláusula por la cual no podrán pertenecer al Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA) los países que se aparten del sistema democrático.

El embajador argentino en Canadá, el frepasista
César Mayoral, destacó el valor de esa cláusula, que «seguramente» se va a aprobar durante la Tercera Cumbre de las Américas y que replica una idea central ya incorporada al Mercosur.

«Esa cláusula es la que se va a aprobar seguramente durante la cumbre» de Québec
, señaló Mayoral desde Ottawa, la capital de Canadá.

El diplomático explicó que los tres temas principales del encuentro son el Area de Libre Comercio de las Américas (ALCA), la defensa de la democracia y la lucha contra la pobreza. También señaló que fuera de la agenda se analizará el plan Colombia, lanzado por el gobierno colombiano con apoyo financiero y militar de Estados Unidos para luchar contra el narcotráfico y la situación de la educación en el hemisferio.

«Creo que para todos los países americanos es una posibilidad de intensificar las relaciones económicas, la democracia y la lucha contra la pobreza»
, afirmó Mayoral horas antes de viajar a esta ciudad.

El gobierno de los EE.UU. apoyará la propuesta presentada por la Argentina sobre la democracia. La medida ya fue adoptada por los países del Mercosur, formado por la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, para conjurar con éxito dos golpes militares contra el gobierno paraguayo.

En cambio, una propuesta presentada por Canadá para aplicar sanciones comerciales a los países que no respeten la democracia
fue rechazada por los países latinoamericanos en reuniones previas del ALCA, y no figurará en la declaración final de la Cumbre de las Américas.

Protestas

En la reunión de Canadá habrá protestas, entre ellas de la llamada «Cumbre de los Pueblos», ente que sostiene que la ALCA es una extensión del Tratado de América del Norte (TLC) entre Estados Unidos, México y Canadá (llamado NAFTA en su sigla inglesa), y que este nuevo tratado de libre comercio no incluye «efectivas normas laborales o estándares ambientales». También grupos de derechos humanos critican la extensión de los empleos mal remunerados, sin la aplicación de leyes laborales, a lo largo de la frontera mexicana-estadounidense.

Según el borrador de la «Declaración de Buenos Aires», acordada el 7 de este mes, las negociaciones del ALCA deben concluir, a más tardar en enero de 2005, para lograr su entrada en vigencia antes de diciembre de ese año.
El acuerdo de libre comercio debe ser analizado por los Parlamentos de los 34 países del hemisferio, con excepción de Cuba.

Dejá tu comentario