Diputados: bloque kirchnerista sigue dividido por campo

Política

El final de los 20 días de paro del sector agropecuario siguió dividiendo ayer al kirchnerismo. En el bloque de Diputados del Frente para la Victoria aún no se agendó una reunión de catarsis para contener las sordas protestas que aparecieron contra la política oficial sobre el campo. Pero hubo algunos avances: el cordobés Alberto Cantero Gutiérrez, uno de los más activos en cuanto a iniciativas sobre el agro, comenzó a recopilar una docena de proyectos ya presentados para consensuar con la Casa Rosada, desde regulaciones en la asignación de los cupos de exportación de Cuota Hilton hasta la declaración de una emergencia para los pequeños productores.

Es claro que ninguno será votado sin el permiso de Cristina de Kirchner, pero el debate de los cambios necesarios en el sector agropecuario ya comenzó en el oficialismo. Mientras tanto, otras alianzas del kirchnerismo comenzaron a crujir como efecto de la crisis. El Frente Grande rechazó ayer las declaraciones de Carlos Kunkel, quien había descalificado al presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi, a quien acusó por su pasado como militante comunista.

Las cabezas del Frente Grande aseguraron que «un proyectotransformador plural, amplio y generoso como el que encabezan Cristina y Néstor Kirchner es incompatible por naturaleza con cualquier discriminación basada en el pasado político de nadie».

La respuesta a Kunkel partió de Eduardo Sigal, otro histórico del PC, que ahora ocupa la Secretaría de Relaciones Económicas de la Cancillería. «Reclamamos una clara e inequívoca corrección de expresiones como ésta, que solamente impulsan la división del campo popular», dijo Sigal, liderando el grupo que también integran Diana Conti y Adriana Puiggrós.

A través de un comunicado, el Frente Grande admitió tener con Buzzi «diferencias respecto de su posicionamiento al lado de sectores económicos que se oponen decididamente a este modelo redistributivo que encabeza el gobierno nacional». Pero se expresaron a favor de «tener la capacidad de diálogo crítico y de discusión de sus posiciones, sin caer en actitudes descalificatorias que nada aportan al consenso y la búsqueda de soluciones».

El conflicto con el campo, ahora en inicio de una nueva negociación, ya había abierto algunos frentes entre el gobierno y gobernadores aliados, que en algunos casos se manifestaron en contra de las retenciones móviles a los granos.

También en los bloques del Senado y Diputados hubo divergencias, al punto que algunos peronistas se levantaron de sus bancas o directamente no fueron a las sesiones donde se votaron los proyectos de apoyo a la posición del gobierno.

Dejá tu comentario