Diputados no quiso hablar de suspender retenciones

Política

La Cámara de Diputados comenzó ayer el tratamiento del proyecto de Cristina de Kirchner para ratificar la Resolución 125 que estableció las retenciones móviles. El inicio de las discusiones se dio en un plenario de las comisiones de Agricultura y Presupuesto y Hacienda bajo la conducción de los kirchneristas Alberto Cantero Gutiérrez y Walter Agosto que se demoró hasta las 21 en espera a que los presidentes de las cuatro entidades del campo terminaran la audiencia que mantuvieron con Cristina de Kirchner en la Casa Rosada. El debate entre los diputados, en realidad, comenzará hoy a las 15 y seguirá en sesión permanente por toda la semana; ayer sólo se recibió una explicación de cada una de las entidades del campo y se organizó el debate futuro entre los diputados y el resto de las organizaciones invitadas a la comisión.

El kirchnerismo había comenzado ayer a ordenar el debate en las comisiones que, se anticipa, durará mas de lo pensado. De hecho, ayer Cantero Gutiérrez aclaró que para el jueves se sumaron los representantes de los Mercados a Término y las Bolsas de cereales. Por lo tanto, se confirmó que las discusiones no terminarán esta semana.

Esa idea fue reforzada por Patricia Fadel, quien pidió que se dedicara toda la semana a escuchar a todas la entidades que quieren plantear sus diferencias o apoyos al proyecto en las comisiones y recién después comience el debate entre los diputados.

La reunión empezó con un pedido del radical Pedro Moroni para «que sólo se trate en esta instancia el tema de las retenciones», pedido que fue apoyado por el PRO, en boca de Christian Gribaudo. Es decir, que la oposición pretendió que antes de dilatar las deliberaciones se tratara la cuestión de las retenciones. Cantero Gutiérrez los calmó y les pidió paciencia, al punto de ofrecerle un caramelo a Morini para que se entretuviera. En ese momento, las entidades del agro no parecieron preocuparse y prefirieron comenzar con los planteos que habían preparado contra la polémica resolución.

Pero el armado de la agenda no será pacífico: hacia el final de la reunión, la oposición volvió a atacar exigiendo la suspensión de la Resolución 125 y rechazando las dilaciones del kirchnerismo. Fue entonces cuando Pablo Orsolini, vicepresidente de la Federación Agraria, se les sumó pidiendo también que se vote, antes de continuar con las discusiones, una suspensión de la medida que desató la crisis. Obviamente, el kirchnerismo ni tomó nota de los pedidos.

Las comisiones dispusieron ayer que cada entidad (Confederaciones Rurales Argentinas, Sociedad Rural Argentina, Coninagro y Federación Agraria Argentina, aparte del Foro Campesino) tuviera 20 minutos para fijar su posición sobre los proyectos. Arrancó Eduardo Buzzi, quien explicó que «la reunión con la Presidenta restituyó un diálogo que hacía falta restituir» y anunció que allí le habían pedido «que se dejara sin efecto la Resolución 125 mientras se debate en el Congreso. La Presidente aseguró que no va a haber obstáculos para debatir en el Congreso, para que se dé el juego de la democracia», dijo.

Siguió luego Mario Llambías de CRA y más tarde le tocó el micrófono a Alfredo de Angeli, que comenzó a hablar como si se tratara de una asamblea de productores en Gualeguaychú. Por eso Cantero Gutiérrez lo frenó y obligó a presentarse.

«Celebramos este marco. Deberíamos haber estado antes aquí discutiendo las retenciones», arrancó y enseguida fue al punto más conflictivo de las discusiones en el Congreso: «La intención oficial de prolongar las discusiones por varias semanas antes de llegar a una votación. Pero tenemos un problema: hay seis o siete proyectos de ley y esto va a llevar 15 días, pero no tenemos tanto tiempo. Así que lo mejor es que suspendamos la 125 hasta que podamos analizar todo esto», pidió De Angeli, exigiendo que por 60 o 90 días no se aplique la resolución hasta que se vote la nueva ley. Luego remató: «Hasta el 10 de marzo andábamos bien, ¿para qué cambiamos?».

Las comisiones continuarán durante la semana para recibir a los representantes de organizaciones de los trabajadores, sectores agroalimentarios, de agroservicios, agroindustriales, consumidores e instituciones científicas tecnológicas.

De todas formas, ayer acordaron enviar a la comisión de legislación penal el proyecto de Precio Pleno del Trigo para productores agropecuarios.

Fue antes que Daniel Asef, asesor económico de Coninagro, explicara con números la imposibilidad de soportar la suba en las retenciones: «Tomando datos de la revista «Márgenes Agropecuarios», al productor de una zona donde se pueden producir 25 quintales, le quedan 56 dólares por hectárea. Por eso creemos que hay que romper este mito», dijo. «El glifosato tuvo incremento de 104% en dólares. El tema de fletes se habla como una solución, pero es muy difícil de controlar. El subsidio al flete va a hacer que aumenten los arrendamientos en las zonas alejadas. Los arrendamientos van a subir», remató para protestar también por las normas con que se maneja la ONCCA.

Antes del final de la sesión, donde hubo cruces entre el oficialismo y la oposición por cómo se manejará el debate desde mañana, Néstor Roulet, vicepresidente de CRA, recordó a Martín Lousteau: «Tenemos que salir de algo que reconoció el propio ex ministro de Economía y es que la Resolución 125 tiene efectos no deseados. El impuesto ideal sería Ganancias. Por eso digo lo que ya le planteamos al jefe de Gabinete: pasemos hasta julio y trabajemos con todos los interesados».

Dejá tu comentario