De halcones y palomas: por qué Vidal declinó el ofrecimiento de Camaño de ser autoridad en Diputados

Política

Alertada sobre la falta de mujeres entre las autoridades de la Cámara de Diputados, Graciela Camaño nominó a María Eugenia Vidal. La exgobernadora agradeció el gesto, pero se sometió a la decisión de su bloque. Cómo fue la interna dentro del PRO. 

En la sesión preparatoria de este martes en la Cámara de Diputados asumieron los 127 nuevos legisladores electos el pasado 14 de noviembre y se eligieron las autoridades para el período 2021-2023, en una tarde marcada por un clima distendido y de camaradería en el recinto, que ocultó las tensiones al interior de los principales bloques opositores.

De esta forma, el titular de la Cámara baja, el diputado del Frente de Todos, Sergio Massa, fue reelecto en su cargo; al igual que el vicepresidente primero, el legislador del PRO, Omar de Marchi. Además, se designó al oficialista, José Luis Gioja, como vicepresidente segundo y al mendocino radical, Julio Cobos, como vicepresidente tercero.

Antes de que culminara la votación, la diputada bonaerense Graciela Camaño, integrante del Interbloque Federal, volvió a insistir con un pedido ya realizado en diciembre de 2019, de incluir mujeres entre las autoridades de la Cámara de Diputados, para así garantizar la paridad de género.

"Estoy casi segura de que nuevamente nos vamos a enfrentar al espectáculo de todos los hombres presidiendo esta casa. Por eso, aquello por lo que decimos que venimos bregando, va a estar absolutamente ausente, nos quedamos sin discurso. De qué nos sirve ponerle la A o la E o la letra que quieran si desde este lugar no tenemos la capacidad de reconocer la cualidad política de nuestras compañeras mujeres. Llamo a los bloques de la primera, segunda y tercera minoría a que por favor reflexionen y pongan una mujer", resaltó Camaño.

Minutos después, al ver que los distintos bloques proponían nombres masculinos para integrar las autoridades del cuerpo, la legisladora nominó a dos exgobernadoras: la diputada de Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, y la oficialista, Roxana Bertone.

Ambas agradecieron la propuesta, pero la declinaron. "Quiero en primer lugar agradecer a la diputada Camaño y abonar a tu propuesta general, pero declinar el ofrecimiento en particular. Hemos dado una discusión de espacio y de bloque que voy a respetar”, argumentó Vidal.

Vidal Cámara de Diputados.mp4

Durante los últimos días, la elección de las autoridades de los bloques que integran Juntos por el Cambio, además de las autoridades que el espacio debía designar para presidir la Cámara baja fueron objeto de debate y de peleas internas, que finalizaron, por ejemplo, con una ruptura en el seno del radicalismo.

Un sector de dirigentes de la UCR referenciados con el senador Martín Lousteau tomó la decisión de configurar un nuevo espacio presidido por el cordobés Rodrigo De Loredo dentro de Juntos por el Cambio bajo el argumento de "terminar con la distribución de cargos basada en las relaciones personales y las internas partidarias y ser consecuentes con el pensamiento de los ciudadanos". Este sector del radicalismo se dividió en reacción a la continuidad del cordobés Mario Negri como jefe del bloque radical y del interbloque de Juntos por el Cambio.

Pero una situación similar se dio dentro del bloque del PRO donde los denominados “halcones” y “palomas” dejaron entrever las diferencias que ya se vislumbran de cara a 2023.

Durante la campaña, María Eugenia Vidal se constituyó en una de las figuras fuertes del espacio. Fue la autora del slogan que insistía en lograr “un bloque de 120 diputados que frene el atropello del Gobierno” y hasta propuso que si Juntos por el Cambio se convertía en primera minoría le disputaría la presidencia de la Cámara baja al oficialismo.

Sin embargo, tras las elecciones, su protagonismo se diluyó en las peleas internas de su fuerza política. Cristian Ritondo logró ser ratificado como presidente del bloque PRO, lugar que ocupa desde fines de 2019. Quedaba ahora determinar quién ocuparía la vicepresidencia primera.

Desde el sector duro del PRO, dejaron trascender que María Eugenia Vidal tuvo intenciones de ocupar ese puesto. “No había lugar para dos palomas: Ritondo y Vidal. Además, Ritondo es muy cercano a María Eugenia. Hay un sector del PRO que cree que son lo mismo. Por eso, querían un ‘halcón’ en la vicepresidencia primera”, explicaron a Ámbito.

Finalmente, ayer se terminó de definir la disputa y el puesto quedó para el mendocino Omar de Marchi, cercano al expresidente Mauricio Macri, quien ocupa ese cargo desde diciembre de 2020, cuando reemplazó a Álvaro González, hombre del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Dejá tu comentario