Sesiones: Senado en alerta por demoras y Diputados sueña con emparejar carrera

Política

Cristina de Kirchner sólo participó al final de las pruebas. Problemas de identificación dilatan tiempos. Cámara baja busca sellar encuentro también para este miércoles. Se define hoy en Labor Parlamentaria.

Las idas y vueltas que da el Congreso para volver a sesionar, y la insólita carrera que mantienen Diputados y el Senado para ver quién trabaja primero, pincelarán un nuevo capítulo de la novela legislativa en las próximas 48-72 horas. Con señales de alerta por demoras en algunos tramos, la Cámara alta realizó ayer un último simulacro y se prepara para el encuentro virtual de mañana, mientras que la Cámara baja ajustó protocolos en las últimas horas para despejar dudas y apurar un encuentro que se definirá hoy, en una reunión de Labor Parlamentaria.

Más allá de la carrera en cuestión, lo cierto es que el Senado no sesiona desde hace dos meses clavados, mientras que Diputados ni siquiera pudo reunirse en el recinto desde el inicio del período ordinario (1 de marzo). La última vez fue a fines de febrero, en extraordinarias, con el kirchnerista Daniel Scioli y su aporte al quorum cuando ya jugueteaba como embajador argentino en Brasil, con pliego aprobado por la Cámara alta. Aún debe jurar su reemplazante.

En la Cámara alta ni siquiera se discutieron de verdad los protocolos a ejecutar en las sesiones virtuales, ya que la propuesta de Cristina de Kirchner fue impuesta a una oposición que se quejó primero y luego olvidó sus reclamos, tras concesiones livianas. Ayer fue el turno de las últimas pruebas y la titular del Senado se mostró hacia el final de las mismas y solicitó avanzar con la capacitación. El promedio de validación vía Renaper -gestión del ministro del Interior, Eduardo de Pedro- fue cansino en algunos casos, y se busca que las votaciones no demoren más de 15-20 minutos. En caso de inconvenientes, se podrá hacerlo a viva voz, tal como se chequeó en las últimas horas con coincidencias entre lo virtual y la confirmación por audio.

Cristina de Kirchner también dejó claro que se ajustarán al máximo los tiempos de oradores y pidió precisiones por adelantado para evitar conflictos, en una sesión virtual que no podrá extenderse de las seis horas. Con respecto a las demoras, desde su entorno contradijeron lo que legisladores del propio oficialismo y de la oposición reconocieron a Ámbito Financiero. “No hubo problemas técnicos, sino más bien de uso de los senadores. Hay que aprender”, lanzaron.

La vicepresidenta quiere estar sola en el recinto junto a un puñado de autoridades y no habrá jefes de bloque ni un porcentaje mínimo de legisladores -como propone Diputados-, y sólo en caso de necesidad por reemplazo, la presidenta será suplantada por la titular provisional, la ultra-K Claudia Ledesma Abdala; o el vice del cuerpo, el radical Martín Lousteau.

También se mostró ayer el flamante oficialista y vice primero, el misionero Maurice Closs; y en las próximas horas arribará al Congreso la vice segunda, la macrista Laura Rodríguez Machado. En ningún lugar del protocolo “acordado” se prohíbe a estos senadores, que son autoridades, a asistir al recinto.

Durante la reunión virtual de mañana, el kirchnerismo avalará con su cómoda mayoría un ramillete de Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) que gatilló Alberto Fernández desde el inicio del aislamiento obligatorio por la pandemia del coronavirus. La oposición sólo tiene observaciones al menos en uno de ellos.

Tras retroceder varios pasos la semana pasada, con un intento de apurar pruebas que no salieron como lo esperado, Diputados continuó el fin de semana con capacitaciones y, al cierre de esta edición, se pulían detalles del protocolo con el fin de sesionar esta misma semana, incluso, en espejo con Senado.

Para ello, hoy habrá una nueva reunión de Labor Parlamentaria que comandará el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, desde las 17. El temario dejó heridas días atrás entre oficialismo y oposición, y fuertes pujas dentro del macrismo puro (PRO) que intenta manejar -a los ponchazos- Cristian Ritondo. El clima en Diputados se alteró en las últimas horas con el poder extremo que tendrá el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para manejar a gusto partidas megamillonarias de gastos.

Dejá tu comentario