6 de junio 2005 - 00:00

El voto en blanco puede ser de nuevo la vedette electoral

Santa Fe y Santa Cruz fueron, en 2003, los distritos en los cuales el voto en blanco fue más alto, por encima de su promedio histórico desde 1983 y también frente a los demás centros electorales. La tendencia del voto en blanco es creciente desde 1983, pero se acentúa en la última década: sube notoriamente 1997 -aparición de la alianza UCR-Frepaso- y domina en de 2001, con De la Rúa presidente.
Santa Fe y Santa Cruz fueron, en 2003, los distritos en los cuales el voto en blanco fue más alto, por encima de su promedio histórico desde 1983 y también frente a los demás centros electorales. La tendencia del voto en blanco es creciente desde 1983, pero se acentúa en la última década: sube notoriamente 1997 -aparición de la alianza UCR-Frepaso- y domina en de 2001, con De la Rúa presidente.
Un informe del Centro de Estudios Nueva Mayoría, realizado por Jean-Paul Alberio revela que en la elección de diputados nacionales de 2003, el voto en blanco fue tres puntos porcentuales mayor que el de la elección 2001. Desde 1997 hay una tendencia creciente hacia este tipo de voto negativo. Tomando en cuenta las elecciones de diputados nacionales realizadas desde el retorno de la democracia, puede advertirse un importante aumento del voto en blanco, que pasó de representar, en 1983, 5,6% de los votos válidos, a prácticamente duplicarse en 2003, alcanzando 10,5%.

Si se observa la evolución durante dicho período, el voto en blanco tuvo una fuerte baja en la segunda elección, de 1985, llegando a su piso histórico de 1,3%, y manteniendo niveles similares en las dos elecciones siguientes, con 1,7% en 1987, y 1,4% en 1989.

En la elección de 1991, el voto en blanco pega un salto, subiendo hasta 4,7%, para descender levemente a 3,0% en 1993. En 1997, vuelve a aumentar su importancia, esta vez alcanzando el nivel más elevado desde el retorno de la democracia, con 7,3% de los votos.

Si bien en 1997 desciende nuevamente a 4,4%, en las tres últimas elecciones la tendencia será marcadamente hacia el alza, pasando a 6,5% en 1999, a 7,5% en 2001, hasta llegar a 10,5% en 2003.

Si comparamos el voto en blanco de la última elección de diputados nacionales con el promedio general desde 1983, se observa ciertas tendencias en relación con los distritos.

Así, en promedio,
Santiago del Estero (10,3%), La Rioja (8,5%), Corrientes (8,4%), Jujuy (7,6%) y Santa Fe (7,4%) son los distritos con mayor voto en blanco del país, mientras que Santa Cruz (2,5%), Capital Federal (12,4%), Chubut (2,3%), Misiones (2,3%), Mendoza (1,9%) y Córdoba (1,7%), aquellos con los niveles más bajos.

En la elección de 2003, nos encontramos con una distribución similar al promedio.

Entre los distritos de mayor voto en blanco se ubican, en el 2º lugar, Santa Fe (22,5%), Jujuy (20,2%) en el 3º, Corrientes (19,4%) en el 4º y La Rioja (18,1%) en el 5º.

También aparecen últimos algunos de los distritos con menor tasa de votos en blanco, como Capital Federal (3,4%), Tierra del Fuego (2,7%) y Chubut (2,4%).

• Cambios

No obstante, en la última elección se produjeron cambios en algunos distritos con respecto a la tendencia.

La mayor diferencia la muestra es sin dudas Santa Cruz, que pasa del puesto 19º en el promedio a ser el distrito de mayor voto en blanco (23,2%) en 2003
. Mendoza también crece por encima de la media, pasando del anteúltimo puesto en el promedio, con 1,9%, al puesto 16º, con 6,9%.

Por otro lado, Tucumán y Santiago del Estero fueron los distritos que más bajaron su nivel de voto en blanco con respecto al promedio desde 1983.

Dejá tu comentario

Te puede interesar