Usuaria de "carpetas", ahora Elisa Carrió pide eliminar la AFI

Política

En momentos en que se conoce la "Gestapo antisindical" impulsada desde el macrismo, la exdiputada salió a pedir que el organismo de inteligencia sea eliminado. ¿Jugada para tapar el pasado? El uso de los informes ilegales porque la justicia federal la investiga.

Elisa Carrió, socia fundadora de Cambiemos, ocupó horas de televisión haciendo denuncias contra dirigentes con la ayuda de funcionarios infieles, sectores de la Justicia y brazos ejecutores como Paula Oliveto y Mariana Zuvic.

Ahora en medio de la revelación de la Gestapo antisindical que promovió Cambiemos durante sus años de gobierno, la chaqueña salió apurada a pedir que la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) sea eliminada.

De acuerdo a causas federales, Carrió fue una usuaria en reiteradas oportunidades de los “carpetazos” armados de manera ilegal con fines políticos por distintos organismos estatales.

Lo hizo con la ex Side y con la AFIP en tiempos del gobierno de Mauricio Macri y el control de Alberto Abad. También con miembros de las fuerzas de seguridad.

Cabe repasar algunos hechos concretos. En el programa de Jorge Lanata entrevistaron al expolicía José Luis Salerno, donde habló sobre el triple crimen de General Rodríguez y vinculó a Aníbal Fernández con el narcotráfico, se realizó en la casa de la entonces diputada y precandidata presidencial en interna con Macri. Esa denuncia, determinó la Justicia, no tenía sustento alguno, y más aún, fue armada para perjudicar a quien buscaba ser gobernador de la provincia de Buenos Aires. La causa fue cerrada.

Otro caso. El abogado querellante Alejandro Rúa pidió a la justicia que citen a Elisa Carrió por utilizar inteligencia ilegal en la causa en la que se investigan las escuchas ilegales y la filtración de las comunicaciones telefónicas de los presos políticos detenidos en la cárcel de Ezeiza, en la que se encuentran procesados los funcionarios de la dirección de Asuntos Jurídicos de la AFI. Carrió se confesó ante Morales Solá y admitió que recibió la mencionada información.

Elisa Carrió presentó una denuncia contra Marcelo D'Alessio, el espía y falso abogado detenido por la presunta extorsión contra el empresario agropecuario Pedro Etchebest, que habría realizado a nombre del fiscal Carlos Stornelli bajo la promesa de evitar incluirlo en la llamada causa de los cuadernos. Ese expediente se inició tras un supuesto “anónimo” que "fue hallado debajo de la puerta" de la fiscalía de Stornelli, y en el que se alude a una presunta "conspiración".

Sin embargo, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, terminó imputando a Carrió y otros aliados como Zuvic en la causa por presunto espionaje ilegal.

A la primera denuncia se sumó otra que presentaron Zuvic y Oliveto, basada en otros supuestos "anónimos" y transcripciones de escuchas telefónicas a cargo de la AFI por orden del Juzgado Federal Nº 2 de Lomas de Zamora, que tras verificar que no eran de interés para su investigación había ordenado destruirlas. Pero en vez de eso, terminaron en manos de las legisladoras.

El juez señaló que esas "escuchas" o "transcripciones" que la AFI asegura haber aportado, pero el juzgado niega haber recibido, "habrían conformado la base para realizar estas dos denuncias originadas en misivas anónimas recibidas en forma casi simultánea por Carlos Stornelli -bajo la puerta de su oficina- y Paula Oliveto y Mariana Zuvic".

La AFI, usina de material para denuncias de Carrió, Oliveto y Zuvic, es la que ahora, cuando se acaba de destapar el caso de la “Gestapo antisindical” durante el gobierno de María Eugenia Vidal, la exdiputada pide eliminar. “Para la CC, la única medida eficaz para combatir el oscuro mundo del espionaje ilegal es eliminarla y crear en su lugar un organismo que solo coordine a las fuerzas de seguridad en la prevención y el combate especialmente del narcotráfico, del terrorismo y del crimen organizado en general”, señaló el partido que preside Maximiliano Ferraro, a través de un comunicado de prensa.

El caso de la “Gestapo antisindical” deja una vez más en evidencia el uso político que ciertos sectores dan a los organismos estatales para beneficio propio. Este puntualmente buscaba, según lo dijo el exministro de Trabajo vidalista, “terminar con los sindicatos”. Pero para Carrió estas no son prácticas desconocidas.

Y es que si de algo se valió la líder de la Coalición Cívica es de los “carpetazos” que hizo la AFIP macrista, especialmente con el control de Jaime Mecikovsky.

Carrió debe dar explicaciones más precisas de sus intenciones de eliminar a la AFI.

Dejá tu comentario