Enviada de Madrid negocia cumbre Kirchner-Zapatero

Política

Llegará al país hoy la secretaria de Estado para Iberoamérica, Trinidad Jiménez, con una misión específica: negociar el contenido de la posible reunión entre Néstor Kirchner y José Luis Rodríguez Zapatero que podría concretarse entre el 3 y el 4 de noviembre en Montevideo, durante la cumbre Iberoamericana. Más concretamente, la enviada especial del jefe del gobierno español quiere saber si en esta oportunidad será posible hablar de la cuestión de las tarifas de las empresas privatizadas y de la situación de varias compañías de capital español presentes en la Argentina.

Hasta ayer no se sabía si la estadía de Jiménez por Buenos Aires será exitosa, según la misión que le encomendó su gobierno. Pero sí puede asegurarse que hay intención de Kirchner de volverse a encontrar con Zapatero y aprovechar así el viaje a la capital uruguaya, aunque no haya anuncios importantes en carpeta para hacer en cuanto a las tarifas. De todas maneras, y quizá para convencer al gobierno español de concretar la reunión en Montevideo con Zapatero, Jiménez tendrá hoy un recibimiento similar al de un jefe de Estado, y recorrerá prácticamente todos los despachos más importantes del Poder Ejecutivo, excluyendo al de Néstor Kirchner. En su primera gira por América latina, la funcionaria española se encontrará, al mediodía, con el canciller Jorge Taiana y, posteriormente, con la ministra de Economía, Felisa Miceli. También se entrevistará con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y finalmente con la senadora Cristina Fernández de Kirchner.

El encuentro donde se discutirá la agenda del posible encuentro de noviembre en Montevideo será la que mantendrá Jiménez con Taiana en el Palacio San Martín. El canciller argentino fue el que organizó y promovió este viaje de Jiménez a Buenos Aires, movimiento que realiza por primera vez desde que ocupa el cargo de secretaria de Estado para Iberoamérica, un cargo que no existía desde el gobierno socialista de Felipe González, ya que José María Aznar lo había removido del organigrama del Ministerio de Relaciones Exteriores del país europeo.

Taiana y Jiménez se habían encontrado además hace pocas semanas, durante la reunión anual de la Asamblea General de las Naciones Unidas de Nueva York, donde el argentino habló por primera vez del posible encuentro entre Kirchner y Zapatero en Montevideo, y donde se invitó a la funcionaria española a viajar a Buenos Aires.

Jiménez, que permanecerá hasta el jueves en Buenos Aires, llega al país luego de visitar Perú y Uruguay. Se presume que en este país habló de la situación de la papelera ENCE, que decidió no radicarse en Fray Bentos y que evalúa seriamente la posibilidad de abandonar el proyecto de invertir en Uruguay. De hecho, ayer el Banco Mundial recibió la recomendación de no prestar los u$s 170 millones requeridos por la pastera española, hasta que ENCE no clarifique el proyecto y su nuevo lugar de ubicación, si es que lo tiene.

  • Especialización

    Jiménez, de 44 años, nacida en Málaga, es una abogada muy cercana al presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. La funcionaria se especializa en política internacional desde sus tiempos en la juventud del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y además ejerce la Secretaría de Relaciones Internacionales del partido oficial español luego de ser la principal líder socialista en Madrid, a pesar de perder la elección para la alcaldía hace tres años. Hasta ahora fue también concejala en la capital española.

    Jiménez mantiene sólidos vínculos con los gobiernos de Chile, Cuba, México, Venezuela, Uruguay y Panamá, entre otros países. Su nombramiento es, además, el segundo movimiento de importancia en cuanto a la relación de España con la Argentina. La semana pasada fue presentado oficialmente el nuevo embajador de ese país en la Argentina, Rafael Estrella Pedrola, quien como Jiménez, proviene directamente de la militancia partidaria y no de las huestes diplomáticas de carrera del estado europeo.

    Aparentemente, Zapatero avala la teoría de que es mejor enviar representantes con más vuelo político partidario que profesional, para representar a España ante países con relaciones eventualmente complicadas, pero con amplias inversiones en sectores estratégicos, como la Argentina.
  • Dejá tu comentario