Ferreyra: testigo dijo que Favale fue uno de los tiradores

Política

El sindicado barrabrava Cristian Favale fue identificado este martes en el juicio oral por la homicidio del joven Mariano Ferreyra, como quien disparó un arma de fuego contra los manifestantes entre los que se hallaba el joven asesinado, durante la protesta de trabajadores ferroviarios tercerizados del 20 de octubre de 2010.

El su declaración testimonial Eduardo "Chiquito" Beliboni, que también formaba parte de la protesta del Partido Obrero (PO) por la incorporación de trabajadores "tercerizados" a la planta permanente de ferroviarios, aseguró que Favale integraba el grupo agresor, aunque solo después supo cómo se llamaba.

"Vi una persona que disparaba, se agazapaba y tiraba" y que lo hacía con la mano derecha y "buscando el ángulo de tiro" desde una distancia que el testigo ubicó "entre 15 o 20 metros" de donde él estaba, contó el testigo ante el Tribunal Oral en lo Criminal Veintiuno (TOC 21), a cargo del juicio.

Beliboni aclaró que, cuando declaró ante la juez de instrucción Wilma López, no sabía cuál era el nombre del "único" del grupo agresor a quien vio empuñar un arma de fuego, dato que supo cuando, días después los canales de televisión y los diarios publicaron imágenes del procesado.

Beliboni expuso que él "estaba en la línea de fuego" de quien luego identificó como Favale, que detrás suyo, "a unos 100 metros" se hallaba Elsa Rodríguez, quien recibió una herida en la cabeza y actúa como parte querellante en el juicio oral y público que tiene entre sus 17 procesados al secretario General de la Unión Ferroviaria (UF) José Pedraza.

El testigo sostuvo, además, que "la policía fue funcional al ataque" que sufrieron los manifestantes, ya que la bonaerense "comenzó a disparar contra nosotros" y ya en esta Capital -los hechos se iniciaron en Avellaneda y culminaron en Barracas- la Federal "desapareció del lugar" -antes había cruzado un par de patrulleros- y "volvió después" de la agresión.

Según Beliboni fue Nelson Aguirre, otro de los heridos durante el episodio registrado en las proximidades del puente Bosch, quien le avisó que les estaban "tirando con plomo" y "tenía el pantalón ensangrentado".

El testigo relató ante el TOC 21 que luego de escuchar "cuatro y cinco" disparos vio a Ferreyra tirado en el piso, aunque en un primer momento creyó que se había descompuesto o desmayado. Beliboni estimó que el grupo agresor, con individuos que vestían prendas con el color verde de la UF, lo formaban entre 80 y 110 personas.

El testigo negó que hubiera manifestantes con armas de fuego, aunque admitió que algunos portaban palos y gomeras, elementos que habitualmente utilizan "para defenderse".

Antes que Beliboni declaró otro participante de aquella manifestación, el militante del PO Lisandro Martínez, quien también aseguró haber visto a un hombre disparar un arma de fuego durante el ataque de una "patota" de la UF contra quienes pretendían reclamar la incorporación de tercerizados.

"Vi a un gordito, agazapado, que tiraba poniendo las manos como en la película "Los profesionales", las dos manos en el arma y me pareció un revólver", expresó Martínez, en una descripción de los hechos que coincidió con la de Beliboni.

Martínez reconstruyó cómo fue la convocatoria a esa marcha con corte de vías y recordó que desde el principio fueron "hostilizados" por la "patota" ubicada en el andén de la estación Avellaneda, cuyos miembros los insultaban y les advertían que no iban a poder concretar la medida planeada.

Tras una primera gresca del lado de provincia, donde les tiraron piedras, la Policía Bonaerense corrió a los tercerizados y a los militantes del PO e ingresó a esta capital disparando balas de goma.

Fue así que los manifestantes resolvieron desconcentrarse porque había muchos golpeados y Elsa Rodríguez, luego herida en la cabeza, ya registraba un golpe en un brazo.

Martínez recordó que cuando intentaban irse del lugar, en Barracas, vieron bajar del terraplén del ferrocarril un grupo de personas que comenzaron a correr en medio de la calle y poco después a disparar.

"Venían por el medio de la calle corriendo, empezaron a tirar", refirió el militante del PO quien dijo que después de lo ocurrido pensó que "tiraron a matar porque defendían un negocio enorme, porque si no ¿qué es lo que obliga a tirar a matar?", se preguntó.

A diferencia de Beliboni, Martínez no pudo ver la cara del tirador que se encontraba en la calle, porque "no estaba quieto, estaba en acción, vestía chomba azul oscura, creo que vaqueros, era robusto, tenía las piernas abiertas y estaba semiagachado. Disparaba uno atrás de otro, no le pude ver la cara ni a los demás -agresores- tampoco".

Martínez agregó que cuando intentaron perseguir a los agresores, estos "salieron corriendo" pero "la policía nos cerró el paso con patrulleros" y señaló que si bien habló en dos ocasiones con un oficial "vestido de seda y corbata rosa" pero no logró ningún tipo de ayuda.

El primer testigo declaró que ese día sabían que ferroviarios de los talleres de Remedios de Escalada habían obtenido permisos de la UGOFE para dejar sus puestos e ir hacia la estación Avellaneda.

Dejá tu comentario