Gasoducto complica cita Kirchner-Chávez

Política

Pese a la conversación telefónica que mantuvieron ayer Néstor Kirchner y Hugo Chávez, la próxima cumbre del 11 de marzo en Mendoza junto con Luiz Inácio Lula da Silva tiene serios problemas de contenido. Los dos principales temas que iban a discutir los jefes de Estado de la Argentina, Venezuela y Brasil en esta segunda cumbre tripartita del año aún no están definidos. Se trata del polémico proyecto del gasoducto que unirá el sur de Venezuela con el norte argentino y el ingreso del país caribeño en el Mercosur como socio pleno. En ambos casos, recién para fines de junio podrá haber algún avance serio. Antes sólo puede haber optimistas declaraciones sobre la necesidad de avanzar en los dos frentes. Así, por ahora, sólo un tema podría concentrar la atención de los tres presidentes: el plan de apoyo y ayuda de Chávez al gobierno boliviano. Esto más allá de algún pedido desde la Argentina a Venezuela para que compre más bonos de la deuda externa.

Ayer, Chávez llamó a Kirchner por teléfono para hablar sobre la «agenda de la reunión», además de felicitar al patagónico por su cumpleaños. Oficialmente, según se informó desde el Palacio de Miraflores (la sede del gobierno venezolano), la charla circuló por la promesa de «evaluar los avances de los estudios de factibilidad integral del Gasoducto del Sur» y el «ingreso de Venezuela como socio pleno al Mercosur». Sin embargo, fuentes del gobierno argentino hicieron varias aclaraciones sobre ambos temas.

• Estudio

En el caso del gasoducto, para lograr cualquier dato concreto sobre el proyecto, se deberá esperar a la segunda quincena de junio, cuando la comisión de expertos de los tres países, que integran además funcionarios del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y de la Corporación Andina de Finanzas (CAF), termine de elaborar el estudio de factibilidades para su construcción. Sólo una vez que este «paper» oficial esté terminado, el gasoducto podrá tener destino concreto, incluyendo su posible congelamiento como idea. No es lo que quieren ni Chávez ni Kirchner, pero desde el gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva se aclaró que sólo se avanzará en el proyecto si la comisión le da luz verde. Especialmente interesados están los brasileños en que desde el BID se avale la construcción, ya que se espera que sea el banco que dirige el colombiano Luis Alberto Moreno el que libere la mayor parte del dinero necesario para concretar la obra.

• Presentación

El Gasoducto del Sur, de unos 8.000 kilómetros y un costo de entre 15.000 y 20.000 millones de dólares, fue presentado públicamente por los tres presidentes el 19 de enero en Brasilia y se afirmó que la construcción demandaría entre 5 y 7 años. El tema será discutido además el miércoles por el ministro de Planificación, Julio De Vido; el de Energía brasileño, Silas Rondeau, y el de Petróleo de Venezuela Rafael Ramírez.

El segundo tema que debía tratarse en profundidad en la cumbre de Mendoza del 11 de marzo era el ingreso de Venezuela como socio pleno del Mercosur. En la última cumbre de jefes de Estado del bloque de diciembre pasado en Montevideo, los funcionarios de todas las cancillerías intervinientes (en especial Itamaraty y el Palacio San Martín) acordaron que recién a fines de mayo se podrá hacer una evaluación y que para junio se podrá poner sobre la mesa algún tipo de cronograma para el ingreso de Venezuela como quinto socio, un proceso que no debería durar menos de cinco años.

Sin embargo, Chávez llamó a acelerar los tiempos para hacer anuncios concretos en esta cumbre. Aparentemente no fue posible, ya que las cuestiones que podrían haberse acelerado son estrictamente técnicas y hablan de la reducción de aranceles para que Venezuela abra sus fronteras a las exportaciones de los cuatro socios del Mercosur, lo que está prohibido por la incorporación de ese país a la Comunidad Andina de Comercio (CAN).

La reunión de Mendoza había sido acordada por Kirchner, Lula da Silva y Chávez en el anterior encuentro de Brasilia, aprovechando que los mandatarios estarían cerca de la ciudad al concurrir el 11 de marzo a la asunción de Michelle Bachelet como jefa de Estado en Chile. La cumbre se concretará en el Hotel Hyatt, pero se está preparando una cena en alguna bodega, por ahora indeterminada, por la seguridad exigida por el visitante venezolano.

Dejá tu comentario