Gobierno acorta paritarias y reabre ya negociaciones para compensar inflación

Política

El Gobierno ofrecerá adelantar el cierre de las paritarias de este año y retomar las negociaciones en el último trimestre para compensar el desfasaje que se produjo entre los acuerdos y la inflación acumulada, en particular luego de la devaluación del peso. La prueba piloto será el gremio de Comercio, el de mayor número de representados en la Argentina con más de un millón de trabajadores y que para la administración de Mauricio Macri se convirtió en la guía para el resto de las discusiones salariales.

El mecanismo apunta a ordenar el desbarajuste que causaron la depreciación de la moneda y la disparada de los precios de la canasta básica, que se estima superará el 42% en el año. Las paritarias cerradas en el primer cuatrimestre del año lo hicieron en su mayoría en torno del 15% y sólo a partir del segundo semestre comenzaron a firmarse en un valor cercano al 25 por ciento una vez que el gremio de Camioneros plantó ese número como referencia. De hecho el sindicato mercantil, que lidera Armando Cavalieri, fue uno de los primeros en firmar el 15% y en julio pasado le adicionó diez puntos porcentuales.

La clave de la nueva negociación no serán aún los números sino las fechas. Con el último aumento pactado en julio, que debía pagarse en cuotas hasta enero, el plan consiste en adelantar los pagos y concentrarlos en octubre. Ese mes terminaría la vigencia del convenio colectivo, que originalmente debía regir hasta el 31 de marzo próximo (por doce meses) y comenzará a negociarse uno nuevo entre el sindicato y la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la mayor de las cámaras patronales de la actividad.

El primer acuerdo firmado en marzo pasado estipuló una suba del 15% distribuida en un primer pago de 10% en abril y el 5% restante en agosto. Ambos ya fueron saldados. Mientras que el convenio complementario de julio añadió un 3% a partir de octubre, otro tanto en noviembre y el 4% restante a ser pagado con los sueldos de enero. En la Secretaría de Trabajo, que encabeza Horacio Pitrau (segundo de Jorge Triaca, hoy ambos por debajo del ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica) evaluaban junto con el gremio concentrar el 10% restante con los sueldos de octubre y dar por finalizada entonces la vigencia del acuerdo.

De cumplirse esa planificación la mayor paritaria del país terminará con una duración de siete meses. Y, a partir de octubre, abrirá una nueva discusión formal con la idea en principio de fijar para enero una revisión de lo eventualmente pactado en esa ocasión. De prosperar ese modelo se intentará extenderlo a otros sindicatos, la mayoría de los cuales evitó hasta ahora renegociar sus cierres paritarios ante el clima de incertidumbre económica.

Como informó este diario la cartera laboral aguardaba una oleada de pedidos para rediscutir paritarias pero en su lugar los sindicatos prefirieron aguardar una eventual calma en el horizonte económico y cambiario para utilizar las cláusulas de revisión puestas en sus acuerdos. El único que hasta ahora reclamó formalmente la reapertura de su negociación fue el camionero Hugo Moyano, que de hecho fue también uno de los últimos en cerrar su acuerdo en junio pasado con una suba de 25% en tres etapas.

La consideración del Gobierno hacia Comercio tiene otra lectura. Cavalieri atraviesa un dificultoso trance electoral con una lista opositora que impugnó el proceso que debía culminar mañana en el comicio nacional. En dos ocasiones el opositor Ramón Muerza (que cuenta con el beneplácito del supermercadista Alfredo Coto y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta) logró que la Justicia laboral le diera validez a sus denuncias por supuestas irregularidades en el padrón de afiliados y en el sitio a desarrollar una asamblea previa a la elección. Cavalieri superó hasta ahora ambas denuncias con el apoyo de otros fueros (uno de la Ciudad de Buenos Aires y, esta semana, del Federal) por lo que todo indica que de todos modos llevará adelante el comicio el viernes para intentar su reelección. Ante la primera objeción judicial el entonces ministro Jorge Triaca envió inspectores para avalar el proceso llevado adelante por Cavalieri. La redefinición de su paritaria apunta a ser otra atención para un sindicalista que se mostró aliado de Mauricio Macri desde el arranque.

Dejá tu comentario