Acuerdo parcial de Moyano por bono de $20 mil disparó interna empresaria

Política

El gremio de Camioneros firmó el pago extraordinario de fin de año con una cámara patronal nueva, surgida tras la ruptura de la entidad más tradicional.

Hugo Moyano alcanzó ayer un acuerdo parcial para el pago de un bono de fin de año de $20 mil para los camioneros y al mismo tiempo terminó de desatar una disputa interna en las empresas de transporte. Se trata de la negociación que todos los años impulsa el exjefe de la CGT para complementar la paritaria de su gremio, que hasta ahora representó una suba de 23% por un semestre y quedó sujeta a una revisión desde enero. En tanto, el sindicato advirtió que de no generalizarse el monto extraordinario promoverá medidas de fuerza en los próximos días.

El entendimiento fue sellado por Camioneros con la Federación Argentina de Empresas de Transporte y Logística (Faetyl), una entidad patronal con apenas dos meses de existencia y que surgió tras una ruptura en la tradicional Federación de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac). Según informó el propio Pablo Moyano, hijo mayor y lugarteniente de Hugo en el sindicato, la nueva cámara contempla “el 80% de los trabajadores del país” e incluye empresas de las más grandes de la actividad en rubros como correo, recolección de residuos, petroleras y supermercados.

El bono lo van a tener que pagar todos; seguramente los trabajadores tomarán medidas gremiales con aquellos que se nieguen a abonar este plus que es un derecho adquirido de cada trabajador y que trae alivio a las familias que fueron perjudicadas por las malas políticas económicas del Gobierno que ya se fue, pero que dejó terribles consecuencias”, advirtió el secretario adjunto de Camioneros. El dirigente aprovechó para minimizar el rol de Fadeeac al señalar que sus empresas sólo contienen a 20% de los trabajadores de la actividad y la sindicó como “herramienta del exministro (de Transporte) y futuro multiprocesado (Guillermo) Dietrich”.

Moyano se refirió así a la ruptura que se produjo durante la gestión de Mauricio Macri en la mayor cámara de transportistas de carga, la misma que el propio camionero ayudó a fortalecer y a prevalecer frente a otras expresiones patronales. De hecho, con el apoyo de Moyano la Fadeeac se estableció la década pasada como la única entidad signataria del convenio colectivo de trabajo 40/89, que establece las condiciones laborales de los choferes profesionales.

El año pasado por primera vez en su historia reciente se impuso en la Fadeeac una lista opositora que ubicó en la presidencia de la entidad al chubutense Mario Eliceche, representante de las pyme transportistas del sector de cargas generales del interior del país. Ese espacio desplazó a la histórica conducción a cargo de las grandes compañías de logística, en general las mayores empleadoras y con asiento en la ciudad de Buenos Aires.

El arranque de Eliceche estuvo signado por una cercanía mayor al gobierno de Macri y una toma de distancia respecto de Moyano tras años de alineamiento casi automático a la estrategia del camionero. Aunque no fue el primero ni será el último caso de un sindicato y una cámara patronal en sintonía, el de Camioneros y Fadeeac es un ejemplo de prosperidad mutua al amparo de los gobiernos kirchneristas.

Entre otros beneficios el líder sindical fue el gestor ante Néstor Kirchner del denominado Régimen de Fomento para la Profesionalización del Transporte (Refop) que por años les devolvió a los empresarios de la actividad el monto de sus aportes patronales siempre y cuando tuvieran inscriptos a los choferes en el convenio 40/89 y regularizados en cuanto a sus condiciones de trabajo y salarios. Recién después de la ruptura entre Moyano y Cristina de Kirchner, en 2012, fue derogado el mecanismo que no sólo les garantizaba a los dueños de camiones un abaratamiento de los costos laborales sino al propio gremio una mayor formalización de sus afiliados.

Tras la elección interna en Fadeeac en diciembre pasado los empresarios derrotados se unieron para crear la Faetyl y hace apenas dos meses obtuvieron su personería jurídica, según le contó a este diario el asesor legal Lucio Zemborain. La nueva cámara alega nuclear a los principales empleadores del rubro con más de 75 mil trabajadores sobre un total de cerca de 200 mil choferes que Moyano reivindica representar. Al frente fue nombrado Jorge López, de la cámara de operadores logísticos (Cedol). Otros socios de la entidad son las cámaras de correos (AECA), Cadesa (recolección), Cedab (distribución de bebidas) y Cetca (distribución de caudales).

En Fadeeac, en tanto, Eliceche ratificó ayer que sus asociados no firmaron bono alguno con Camioneros “frente a la emergencia económica” alegada por la actividad. “Fadeeac no está en condiciones de pagar ni aceptar el pago de ningún tipo de bono dado que la situación actual no lo permite. Estamos trabajando debajo de nuestro nivel de rentabilidad”, añadió. Pablo Moyano, al respecto, advirtió que en los próximos días podrá haber medidas de fuerza en las empresas que no abonen el pago extraordinario.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario