Iglesia pide declarar emergencia alimentaria

Política

Ignorados por Cristina de Kirchner, ahora los obispos salieron a reclamar que se declare en el Congreso una emergencia alimentaria a nivel nacional. En el Episcopado de Jorge Bergoglio hubo decepción por la falta de convocatoria al diálogo de la Casa Rosada en el conflicto por el campo y ratificaron la preocupación por la injusta distribución de la riqueza.

El obispo de La Quiaca, Jesús Olmedo, que integra la comisión de ayuda a las regiones más necesitadas, denunció ayer que cada día que pasa hay más niños que «ni siquiera toman sopa» y reclamó a los diputados del oficialista Frente para la Victoria declarar la « emergencia social y alimentaria».

El reclamo de Olmedo, uno de los primeros sacerdotes en participar en piquetes rurales durante el primer gobierno Kirchner, se dirigió al kirchnerista Dante Gullo. «El hambre no espera, el hambre no aguanta», advirtió el obispo durante una breve intervención en el programa de televisión « Almorzando con Mirtha Legrand». «Cuando tengan que pensar cómo distribuir, piensen que en la Puna la gente se muere de hambre», le reclamó el religioso a Gullo mientras el diputado se acomodaba en la silla de la suntuosa mesa de la diva de los almuerzos. Olmedo ya había simulado la semana pasada una crucifixión en Jujuy para reclamar ayuda y fondos para combatir la pobreza en su provincia.

«Los productores del campo y el gobierno están haciendo un circo. ¿Dónde van a parar los millones de las retenciones? A los pobres no van, porque yo les aseguro que aquí la gente se está muriendode hambre», se quejó el obispo jujeño.

La embestida de la Iglesia Católica continuó ayer a través del vocero de Episcopado, el padre Jorge Oesterheld. « Dudar de que la Iglesia está preocupada por la redistribución de la riqueza es no conocerla», disparó el exégeta de Jorge Bergoglio en respuesta directa a las veladas críticas de Cristina de Kirchner al reclamo episcopal de un «gesto de grandeza» en la pelea con el agro.

  • Desmentida

    Oesterheld salió así a desmentir que el Episcopado se haya puesto del lado del campo, como insinuó la Presidente en su discurso en cadena nacional al mostrarse sorprendidaporque los obispos le habían pedido un «gesto de grandeza».

    Oesterheld aseguró que «si bien no se dijo en el último documento, la Iglesia habla históricamente de la distribución de la riqueza, porque es un reclamo que hace a la justicia».

    Para el Episcopado, las entidades rurales acataron el pedidode los obispos de levantar el paro y descomprimir el conflicto, mientras que la Casa Rosada ignoró la exhortación de la Iglesia a un «diálogo urgente» que restablezca la deteriorada «paz social».

    Pero no fue ése el primer desplante del kirchnerismo hacia el Episcopado en medio de la crisis del agro. Luciano Miguens (Sociedad Rural), Eduardo Buzzi (Federación Agraria), Mario Llambías (Confederaciones Rurales) y Fernando Gioino (Coninagro) ya habían propuesto la mediación de Bergoglio en la pelea, pero la Casa Rosada nunca la avaló.
  • Dejá tu comentario