Insiste Londres en dar apoyo

Política

El incendio del rompehielos es un tema de conversación en la 30ª Reunión Consultiva del Tratado del Antártico que se llevó a cabo en Nueva Delhi a partir del 30 de abril hasta el 4 de mayo, aunque haya sucedido fuera de su jurisdicción. Una de las alternativas para poder abastecer y relevar las bases Belgrano II y Marambio -las más comprometidas-es recurrir a la colaboración de alguno de los países miembro que tienen buques de alta clasificación para navegar en zona de hielos. La ecuación se reduce a tres: Gran Bretaña, Estados Unidos y Alemania. Garré recibió la semana pasada al embajador británico John Hughes, quien ofreció la cooperación del rompehielos HMS Endurance. La Cancillería aún no emitió su opinión, a pesar de que envió dos representantes a la reunión consultiva de Nueva Delhi. Viajaron el ministro de primera Ariel Mansi, director de Asuntos Antárticos, y Sergio Marensi, titular del Instituto Antártico Argentino, quien arrastra un serio problema de gestión. Envió a la invernada en la Base Belgrano II a un científico sin contrato laboral. La irregularidad no puede ser corregida ya que recién es posible acceder a la base en el verano próximo justo cuando caduca la función del científico contratado. En el interregno, la familia del invernante quedó sin poder percibir el sueldo y suplementos. El dato es indicador de cierto descontrol en el esquema de decisiones de la política antártica.

Hay otros, entre ellos: la iniciativa de trasladar la Dirección Nacional del Antártico (DNA), responsable del planeamiento dirección, coordinación y control de las actividades científicas a Ushuaia.

Como si la cercanía geográfica de la oficina de la DNA con la Antártida fuera la clave para la generación de políticas del sector. Ni qué hablar de lo inoportuno para debatir el cambio, justo en medio de la crisis que se desató tras el incendio del único buque con capacidad para abastecer y relevar las bases polares. La idea de llevar la DNA a Ushuaia responde más a favores entre políticos que a razones operativas. Uno de los peticionantes fue el senador por Tierra del Fuego, Mario Daniele (FPV), vicepresidente de la Comisión de Seguimiento de los Organismos de Inteligencia, y también la diputada Rosana Bertone (FPV), presidenta de la Comisión de Energía y Combustibles, vinculada con el influyente ministro Julio De Vido. Nilda Garré dio su consentimiento en una nota que giró a Jorge Taiana el 14 de marzo pasado (expediente 11.109/07), en ella dice: «... este ministerio le prestará toda la colaboración posible. Estamos en condiciones de alojar temporalmente a la Dirección Nacional del Antártico en el Area Naval Austral» (es una repartición de la Armada ubicada en la ciudad de Ushuaia).

Dejá tu comentario