Charlas de quincho

Política

Desde el juicio de Vialidad al viaje del presidente Fernández a los EE.UU. Desde los ataques del sur a los paros y bloqueos sindicales (que incluyeron a la Fragata Libertad). Desde los humedales hasta la ampliación de la Corte Suprema. Aniversario 49 de la muerte del sindicalista Ignacio Rucci. Inquietan rumores sobre China, y ganó la derecha en Italia.

Sin respiro. Cada vez más acelerada la sucesión de hechos. Desde el juicio de Vialidad al viaje del presidente Fernández a los EE.UU. Desde los ataques del sur a los paros y bloqueos sindicales (que incluyeron a la Fragata Libertad). Desde los humedales hasta la ampliación de la Corte Suprema. Aniversario 49 de la muerte del sindicalista Ignacio Rucci. Inquietan rumores sobre China, y ganó la derecha en Italia. De todo y para todos los gustos. Veamos:

Aceleración. Para la mayoría, el mediático funeral de la reina Isabel II de Inglaterra parece que hubiera ocurrido hace mucho tiempo atrás (y fue apenas el lunes pasado), tal la vorágine de acontecimientos que siguen sacudiendo a la sociedad argentina. El caso, es que no solo no dan respiro, sino que tampoco hay tiempo de digerirlos, ni elaborarlos, y comienzan a provocar fisuras impensables no hace tanto tiempo atrás, debido a que comienzan a mezclarse las posiciones, y mucho más los intereses. Así, mientras Alberto Fernández hacía un cuestionado viaje a los Estados Unidos (por el tamaño de la comitiva que llevó), donde se formalizó la aparente “buena onda” que el Fondo Monetario Internacional (FMI) tiene ahora con la Argentina, localmente se cuestionaban varios temas (comitiva, actividades, trascendidos, etc.), y hasta se desmenuzaba el “porqué” de la actitud estadounidense, no siempre tan flexible con incumplimientos y otras cuestiones de países como Argentina. Sin embargo, en una mesa del Palacio Estrugamou, con algunos diplomáticos, juristas y gente del sector energético, un histórico observador de la relación EE.UU.- China iba más allá de lo aparente, entendiendo que “Washington nunca va a permitir que Beijing avance más en Latinoamérica, si lo puede evitar, y ellos están convencidos que sostener a la Argentina todavía tiene un costo muy bajo, especialmente frente a la posibilidad de que esos lugares los siga ocupando China”. La charla, antecedió a la ola de rumores, sobre el presente, y le futuro de Xi Ping, que se apresta a comenzar su tercer período a mediados de octubre, lo que parecería no estar en duda, a pesar de la ola de rumores que, incluso, incidieron en la caída de algunos precios mundiales. Es que como a otras regiones del mundo, también a China, que ahora atraviesa una inédita sequía, le pegaron las consecuencias de la pandemia, con un crecimiento económico muy inferior al que tuvo en lo que va de este siglo, y las restricciones también hicieron mella en las ascendente sociedad china. Obvio que el tema no es bueno para Argentina que tiene en el gigante asiático, a uno de sus principales clientes y, eventualmente, financista. Otros comentarios interesantes, lógicos en una mesa tan variada fueron, por ejemplo, que “Suiza ya tiene previsto gastar 20% menos de energía este próximo invierno, debido al recorte que les está pidiendo el Gobierno”, esto en parte por los mayores costos, y también por el conflicto bélico de Rusia, principal proveedor de energía de Europa. También el llamativo aumento de inversiones inmobiliarias del Centro y norte de Europa, que están realizando en el sur Argentino, especialmente, porque huyen del conflicto bélico, y también porque Argentina resulta muy barata para quienes tienen euros.

Gastos. Más “cercano” resultó el debate sobre el viaje presidencial a EE.UU. y la situación local respecto a los organismos internacionales como el FMI y el Club de París. En la mesa se consideraba que “el FMI debe apretar más con el gasto, aunque se sabe que la inflación licúa buena parte del gasto público”. Por otra parte, si bien el titular de Economía, Sergio Massa, postergó el viaje que tenía previsto para negociar con el Club de París (otro gran acreedor internacional), se sabe que el encuentro se formalizará pronto, ni bien se concreten las acciones con el FMI y el ministro avance con el tratamiento parlamentario del Presupuesto 2023 que es clave para el Gobierno, y que enfrenta no pocos escollos. Es que mientras el Juicio de Vialidad, y hasta el atentado contra la vicepresidenta parecen haber pasado a un segundo plano, la apertura de varios frentes simultáneos están complicando las negociaciones. De hecho, para conseguir el Presupuesto, el oficialismo necesita los votos y la adhesión de las provincias, actualmente muy “apretadas” por la restricción de partidas. Pero si a esto se le agrega la Ley de Humedales, que se pretende tratar esta semana, y que puede implicar la injerencia nacional sobre territorios provinciales, y el dictamen de políticas que pueden ser contrarias a los intereses de las distintas regiones, entonces, conseguir los votos se complica bastante más. Al respecto, la reciente votación en diputados de la prórroga, por otros 5 años, de impuestos clave incluidos en el llamado Consejo Fiscal, no solo provocó un gran desgaste, sino que también “se comió” crédito político del oficialismo, profundizó diferencias con la oposición y aún en el seno de los propios bloques y, sobre todo, dejó en claro que la nueva titular de la Cámara, Cecilia Moreau, todavía tiene un largo camino que recorrer para llegar al nivel de su predecesor, Sergio Massa.

Incendios. La llegada de la primavera vino con claroscuros en materia climática que, de días espléndidos respecto a temperaturas, saltaba a fríos que en varias regiones (incluso Córdoba) provocaron nevadas y heladas inesperadas, todo lo cual complicó algunos de los Quinchos organizados al aire libre, y sobre todo, los asados nocturnos. Por supuesto que el clima no alcanzó la virulencia de la política y la economía. Y, como si la prórroga de impuestos, o el proyecto de humedales, o el de Presupuesto 23 no hubieran sido suficientes, irrumpió nuevamente el tema de la ampliación de la Corte Suprema (se supone que de 5 a 15 miembros) que implica también una profundización de las diferencias entre, y dentro, de los distintos grupos políticos. En medio de estos malabares el Gobierno debe administrar, y tampoco lo tiene demasiado fácil, ya que mientras los movimientos sociales siguen complicando todos los días la calle (aunque algunos algo más calmos después de ciertas “promesas” para el último trimestre), se siguen agravando algunos extremos sindicales que renovaron enfrentamientos en el gabinete, entre los que “dejan hacer”, y los que quieren “frenar” a los más extremos. De hecho el fin de semana fue “negro” para el Gobierno en ese sentido, pues comenzó con la mediática noticia (a nivel mundial) de la Fragata Libertad, “varada” en el río a la altura de La Plata, sin poder entrar al Puerto de Buenos Aires, después de un viaje de 4 meses, por la inesperada medida de fuerza del SOMU que, horas después, debió ser “removida”, aunque solo para este buque, pero ya la noticia recorría todo el mundo. Tras cartón vino el anuncio de la japonesa Bridgestone (la mayor fabricante mundial de cubiertas, junto con Michelin) suspendiendo su actividad “por tiempo indeterminado” por conflictos sindicales, y al que después se plegaron Pirelli y Fate, situación que agravaría la ya jaqueada oferta local de cubiertas. Aunque el caso más extremo fue el de la Láctea Vidal de Carlos Casares, que tras dos meses de bloqueo sindical (Atilra), decidió despedir a 29 de los empleados que participaron de la prolongada medida de fuerza, situación que en las localidades chicas genera, además, una serie de conflictos que, por el momento, parecen no ser atendidos por las autoridades correspondientes.

El yuyo. “Los problemas se solucionan produciendo más”, dijo el titular de AcSoja, Luis Zubizarreta en la Bolsa de Rosario donde se realizó la tradicional jornada sobre la oleaginosa que estuvo tan de moda este mes en el país, por el controvertido “dólar-soja” de $200, que puso en marcha el ministro de Economía , para conseguir fondeo urgente. Y, al margen del enfrentamiento que el tema reavivó con el recién reconfirmado titular del Banco Central Miguel Pesce, (que luego sacó una medida limitativa de parte del la entidad financiera), le sirvió a Massa para lograr, seguramente, más de u$s6.500 millones, por la venta (y fijación de contratos) de unas 14 millones de toneladas hasta el viernes próximo, que es cuando se anunció que termina ese plan. Pero a lo que se refería Zubizarreta no era justamente a esta coyuntura sino, más vale, a la situación estratégica de la Argentina como productora, y a la muy alta capacidad ociosa de su sector industrial (cerca de 50%), debido a la caída de producción de la oleaginosa - “el yuyo”- que en el último ciclo se ubicó a menos de 45 millones de toneladas, cuando debería superar los 70 millones. Otros datos estratégicos vinieron del lado de los biocombustibles de granos, y al mucho más novedoso “aceite vegetal hidrotratado (Hydrotreated Vegetable Oil -HVO) que es un diésel renovable cuya materia prima es el aceite de cocina usado y que se obtiene mediante un tratamiento con hidrógeno como catalizador. En España ya se usa en pequeña escala, y en EE.UU. estiman que el HVO podrá reemplazar al biodiésel. Lógico que los asistentes, la mayoría empresarios, no se dedicaron a hablar solo de soja. De hecho, los corrillos fueron fuertemente políticos, con muchas preguntas sobre la “hiperactividad” del expresidente Mauricio Macri que, aunque no termina de definir si será candidato presidencial en el 23, va dando señales de varios tipos. “¿Qué hace generalmente, un pretendiente a cándate?”, preguntó uno durante el break de café. “Pues presenta un libro”, contestó rápido su acompañante, aludiendo a “Para qué”, el título del nuevo libro de Macri que presentará a mediados de octubre. Pero si esto es tema para el PRO, la escasa adhesión que está teniendo la defensa de las PASO en las filas de la oposición, tiene un alcance mucho mayor, sobre todo considerando que en el oficialismo pocos (o ninguno) va a hacer algún esfuerzo para defenderlas, al contrario.

Temas

Dejá tu comentario