Jaime pidió prisión domiciliaria porque sufre de una cardiopatía hipertensa

Política

El exsecretario de transporte Ricardo Jaime, detenido desde hace más de un año por hechos de corrupción, pidió a un Tribunal que se le conceda la prisión domiciliaria porque padece de cardiopatía hipertensa con leve compromiso hemodinámico.

Así lo hizo al Tribunal Oral Federal 1 el cual tiene a su cargo el juzgamiento contra el exfuncionario y el exministro de Planificación Federal Julio De Vido por la compra de trenes a España y Portugal por la cual se sospecha de pago de sobreprecios y comisiones indebidas.

Jaime está detenido en el penal de Ezeiza hace más de un año por orden del juez Julián Ercolini justamente en esta causa, pero además cuenta con una condena unificada de 6 años de prisión por la tragedia ferroviaria de Once a la que se sumaron penas de otros casos anteriores.

Semanas atrás, sus abogados presentaron un hábeas corpus quejándose por las condiciones de detención y ahora llevaron el pedido de prisión domiciliaria ante el Tribunal Oral Federal 1.

Los abogados aseguraron que además del problema de salud que padece que no existe peligro de fuga ni tampoco de que pueda entorpecer la investigación, y recordaron lo establecido en tratados internacionales de derechos humanos. Incluso, citaron en el planteo el fallo "Verbitsky" en el cual se alertó sobre las malas condiciones de las cárceles argentinas.

Ante el pedido, la fiscal de juicio Gabriela Baigún se opuso y recordó que Jaime tiene 62 años, con lo cual no supera los 70 a partir de los cuales los imputados pueden acogerse al beneficio de la prisión domiciliaria, ni tampoco padece una enfermedad incurable en período temporal o una enfermedad respecto de la cual la privación de libertad en un establecimiento carcelario pueda impedir su recuperación o su tratamiento adecuado.

"Debe ponderarse que Ricardo Jaime se encuentra imputado en numerosas causas. Además, pesa sobre él una condena firme de un año y seis meses de ejecución condicional y una condena no firme de cinco años", recordó Baigún.

En función de ello, evaluó que "la escala penal de los delitos que se le atribuyen al imputado y la forma en que concurren entre sí, de resultar condenado en alguna de las causas y frente al dictado de una pena única, la misma será de cumplimiento efectivo".

"El único modo de neutralizar el peligro de fuga consiste en que el imputado Jaime permanezca en el complejo penitenciario de Ezeiza.

Dejá tu comentario