La Iglesia convocó a la "amistad social y al diálogo"

Política

El arzobispo de Salta, Mario Antonio Cargnello, convocó hoy a los argentinos a "comprometerse en el trabajo para construir la Nación, esforzarse por consolidar la democracia" y apostar "a la amistad social y al diálogo", en su homilía del Tedeum celebrado en la Catedral de Salta por el 198 aniversario de la Revolución de Mayo.

En un mensaje pródigo en referencias al valor de las instituciones, el sistema democrático y la legalidad, Cargnello invocó la memoria de Facundo de Zuviría, quien presidió el Congreso Constituyente de 1853, "dando origen al Estado organizado que consolidó el crecimiento y la evolución de la Nación".

"Su figura invita a recrear nuestra fidelidad a la ley y a las instituciones de la patria", expresó, y destacó que "es bueno recordarlo en este año del vigésimo quinto aniversario del regreso a la democracia en Argentina".

El prelado basó su mensaje en los puntos básicos que la Conferencia Episcopal argentina propuso en los últimos años al país, llamando a "volver a la raíz del amor que teje la convivencia social entendida como un llamado de Dios" y llamó a elegir "nuevamente ser argentinos" y a "edificar una sociedad y un Estado más justos y solidarios".

Instó a incorporar "verdaderamente en nuestro corazón de argentinos a los aborígenes como hermanos" y a renovar "nuestro esfuerzo por consolidar el sistema democrático, desde el respeto a la Constitución y a las instituciones de la patria".

También llamó a superar la "viveza criolla" en dirección a la "nobleza que nos compromete" y a "crecer en la honestidad, en la austeridad, en la responsabilidad por el bien común, en la solidaridad y en el espíritu de sacrificio, en la cultura de la familia, de la vida y del trabajo".

"Apostemos con audacia creativa y confianza renovada a la amistad social y al diálogo como camino para construir la comunidad nacional", afirmó, invitando a afianzar el "espíritu fraterno" y a "mirar al otro como hermano".

"El diálogo es un instrumento eficaz para convertir la crisis en oportunidad", dijo el prelado, quien consideró que "una sociedad no crece necesariamente cuando lo hace su economía, sino sobre todo cuando madura en su capacidad de diálogo y en su habilidad de gestar consensos".

Recordó la importancia en la gesta libertaria argentina del "mensaje del milagro" en la "historia de comunión profunda que culmina en 1844 cuando el pueblo hace su pacto con el señor", al igual que el legado del general Martín Miguel de Güemes y su "entrega por la patria en la fortaleza hasta el heroísmo".

Luego de la homilía -que finalizó pidiendo una especial protección de la Virgen María a la Presidenta- se realizó un emotivo rezo ecuménico con la participación de pastores de distintos cultos y la Oración a la Patria.

Acompañaron a Cristina el vicepresidente Julio Cobos; el jefe de Gabinete, Alberto Fernández; el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner (ex gobernador local) y el gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey.

También los ministros del Interior, Florencio Randazzo; Seguridad y Justicia, Aníbal Fernández; Relaciones Exteriores, Jorge Taiana; Planificación Federal, Julio De Vido y el de Educación, Juan Carlos Tedesco.

Asimismo, estaban presentes los gobernadores de Buenos Aires, Daniel Scioli; de San Juan, José Luis Gioja; de Jujuy, Walter Barrionuevo; de Tucumán, José Alperovich; de Chaco, Jorge Capitanich; y de Formosa, Gildo Insfrán, entre otros funcionarios.

Dejá tu comentario