Lescano logra aumento de 30% en paritaria extendida

Política

El gremio de Luz y Fuerza negocio un incremento salarial superior al 30% pero en un acuerdo que se extiende hasta junio del 2014. A partir de enero de este año los salarios se ajustarán un 18%, en junio percibirán un 5% aunque no es acumulativo y los trabajadores deberán esperar hasta enero del 2014 para percibir el 7% restante. Recién en junio del año que viene el gremio se sentará a discutir un nuevo acuerdo salarial.

El Gobierno obtuvo por parte de un gremio un voto de confianza al negociar un ajuste salarial por 18 meses con un incremento promedio para este año del 20,5% con relación al salario de diciembre del 2011. El gremio en tanto puede exhibir que el incremento de punta a punta es de 31,6%, protegiendo de esta manera el poder adquisitivo del salario.

El acta firmada tanto por el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, el vice ministro de Economía Axel Kiciloff y Roberto Baratta por el Ministerio de Planificación especifica que los trabajadores de Luz y Fuerza percibirán: "Un incremento del 18% a partir de enero del 2013; el 5% no acumulativo a partir de junio del 2013 y un 7% acumulativo a partir de enero del 2014".

Cabe aclarar que la negociación fue satisfactoria para el gremio ya que el grueso del incremento lo comienzan a percibir a retroactivo a enero ubicando el salario promedio de los trabajadores de Luz y Fuerza en unos 10.500 pesos. En las filas de la CGT están convencidos que la presidente Cristina de Kirchner esta decidida a frenar la escalada de precios para preservar el poder adquisitivo de los trabajadores. 

El acuerdo recientemente celebrado por el Secretario de Comercio, Guillermo Moreno es una muestra en este sentido. Si bien en principio abarcó a las grandes cadenas de supermercados ya está siendo extendido, de manera informal, hacia otros sectores. 

Desde la Casa Rosada, están convencidos que la suba de precios obedece a "las elevados márgenes de ganancias de las empresas". Se sabe que desde el Palacio de Hacienda se analizan la estructura de costos de las empresas, información clave para detectar rentabilidades excesivas. 

Por su parte, Moreno se ocupa de controlar que las empresas cumplan con el compromiso que asumieron en su oficina. También se sabe que está dispuesto a permitir las "importaciones" que sean necesarias de aquellos productos cuyos fabricantes no se encuadren en esta nueva política que: la de no subir los precios. 

Las principales empresas energéticas Edenor, Edesur, Transener, Transba, Edelap, Endesa Costanera y Central Dock Sud participaron de la reunión y dejaron sentado en el acta que "por la situación de las empresas" no podían acceder al aumento solicitado por la parte sindical solicitando la intervención de la autoridad de aplicación". El resultado fue al avalar el aumento se infiere que las empresas distribuidoras recibirán auxilio financiero por parte de gobierno. 

El haber logrado la firma de esta paritaria significa un logro para la Casa Rosada y también para la CGT Oficial. La paritaria de los trabajadores de Luz y Fuerza es una de las primeras del año y ya desde diciembre del año pasado, Lescano, venía reclamando por una suba de los salarios superior al 27% sin tener una respuesta positiva. Si bien las empresas distribuidoras de energía son privadas, es sabida las dificultades económicas que tienen por la combinación negativa de aumento de costos con congelamiento tarifario.

El año pasado, el gremio obtuvo una recomposición salarial del orden del 25% en pagos escalonados y una suma fija adicional.

De hecho hace ya varios años que los aumentos salariales fueron solventados por el gobierno compensando a las empresas. Por esta razón cuando Lescano solicitó ajustar los salarios los ejecutivos de las compañías salieron presurosos a tocar los timbres de los despachos del Ministerio de Economía, en particular las oficinas del viceministro Kiciloff a los efectos de solicitar auxilio financiero para hacer frente a los aumentos salariales.

De las conversaciones con el viceministro se había convenido el efectuar un nuevo aumento de tarifas. Sería de una suma fija como lo fue el ajuste tarifario anunciado el año pasado que, cabe señalar, fue absorbido por el público sin mayores inconvenientes.

En noviembre del 2012 el ministro de Planificación, Julio De Vido acompañado del viceministro de Economía, anunciaron una suba de las tarifas de luz y gas. Según explicitaron el 72% de los hogares iba a ver incrementada su tarifa eléctrica entre 4 y 10 pesos y en el caso del gas el 80% percibiría subas entre 4 y 20 pesos. En tanto, los grandes comercios, en caso de la luz tendrían aumentos de 300 pesos y 150 pesos para el gas.

Sin embargo, en el medio, el Gobierno a través de la Secretaria de Comercio a cargo de Guillermo Moreno anunció un congelamiento de precios. La consecuencia inmediata fue que desde el Palacio de Hacienda frenaron esta iniciativa provocando que se paralizaran las negociaciones salariales.

Dejá tu comentario