Lifschitz insiste en que no se "excluirá" de la posibilidad de una reelección

Política

La Cámara de Diputados tratará una ley que establece los cambios a la Carta Magna como una necesidad, incluido habitar otro período para el mandatario. "Los legisladores pueden dejar este tema liberado a los constituyentes", aclaró el socialista.

A horas del tratamiento de la ley que abre el debate por la reforma constitucional en Santa Fe, el gobernador Miguel Lifschitz confesó sus aspiraciones, aunque remarcó que su posible pelea por una reelección en 2019 no debe ser un estorbo para que se aprueben los cambios necesarios a la Carta Magna provincial.

"Esperamos que haya un buen debate el miércoles, ojalá se apruebe. Es una gran oportunidad para discutir los grandes temas de la provincia", sostuvo Lifchitz a Radio 2. "(La reelección) no debería ser un impedimento para avanzar en la modificación, se puede establecer una cláusula que la impida", agregó, aunque en la misma entrevista admitió que no resignará la posibilidad, si es que los diputados la aprueban.

"Yo no me voy a excluir, es una decisión que deberán tomar los legisladores. Yo nunca lo puse como una condición, no es prioritario ni hicimos una campaña sobre eso", advirtió el mandatario socialista, y añadió: "Todos los gobernadores deberían tener la oportunidad de estar dos períodos, pero es una decisión de los legisladores".

Este miércoles desde las 10 la Cámara de Diputados santafesina tiene previsto comenzar a debatir el proyecto de ley enviado por el oficialismo. La reforma promueve, entre otros puntos, la autonomía de los municipios, la implementación de la figura del balotaje y limitar a dos períodos de cuatro años todas las funciones electivas, incorporando la hasta ahora vedada reelección del titular del Poder Ejecutivo local. Otra posibilidad que ofrecería es la incorporación de los juicios por jurados.

Para que se abra el debate constitucional es necesario que se apruebe la ley que declara la necesidad de reformar la Carta Magna se requiere el respaldo de los dos tercios de la Cámara baja, lo que implica 34 votos. El oficialismo cuenta con 25 bancadas a favor. A horas de iniciar a sesión especial, los números no están claros y hay altas chances de que el proyecto naufrague. Cambiemos tiene la llave: sus máximos exponentes se negarían a aprobarla, pero darían el quórum. Lo mismo sucede con el bloque el interbloque Igualdad, que integran Rubén Giustiniani, Silvia Augsburger, Carlos del Frade y Mercedes Meier.

El proyecto fue presentado por el propio Lifschitz en abril pasado. En ese acto, el gobernador relativizó el argumento esgrimido por quienes se oponen a la reforma por falta de tiempo al decir que se llevan "más de 20 años discutiendo" esas modificaciones. En esa línea, se defendió de las críticas hacia la presunta intención de hacer eje en su reelección. "El texto de reforma de la Constitución que estamos proponiendo en ningún lugar habla de mi reelección. Sí establece criterios generales válidos de aquí hacia adelante", remarcó.

"Dejamos librado al poder y voluntad ciudadana expresada en la Asamblea Constituyente definir los criterios de oportunidad y aplicación de esa eventual modificación constitucional. Pero de ninguna manera, ha sido ni va a ser el eje del debate alrededor de la reforma", aseveró.

El peronismo y sus 11 miembros desconfían. Para el diputado provincial Luis Rubeo, Lifschitz tiene un apuro por avanzar con la reforma por su intención de volver a presentarse el año que viene. En ese marco, anunció que su bloque "no habilitará la votación", aunque luego su partido apoya los cambios profundos en la Constitución. "Mi preocupación es que pasado el miércoles esto quede en un cajón y el tratamiento no siga y creo que tiene que seguir. Hoy si se reforma o no la Constitución es responsabilidad de Lifschitz", dijo al emparentar el proyecto con las pretensiones del mandatario.

El ministro de Gobierno, Pablo Farías, abogó por tener la ley aprobada este año. "Siempre en la gestión hay cuestiones urgentes que no hay que dejarlas de lado para discutir la reforma de la Constitución, pero no creo que sean incompatibles. No creo que distraigamos esfuerzos de la gestión por pensar en una nueva Constitución. Al contrario, en la medida que asumimos más compromisos con los desafíos que tiene la gestión hoy, más convencidos estamos de que la nueva Constitución puede ayudarnos a resolver muchas cuestiones", señaló.

A pesar de las críticas, Lifschitz se mostró optimista sobre el tratamiento de la iniciativa y no descartó que el tema de la reelección se postergue para que avancen otros asuntos de interés. "Los legisladores pueden dejar este tema liberado a los constituyentes, pero lo que no pueden es tenerlo como una excusa para no modificar la Constitución", remarcó.

• Apoyo

Desde la Unión Cívica Radical de Santa Fe expresaron su apoyo a la reforma impulsada por Lifschitz. "Nuestra histórica posición reformista, manifestada cada vez que la posibilidad de actualizar la Carta Magna Provincial tuvo estado parlamentario", expresó el partido.

"Aspiramos a mejorar el funcionamiento del Estado; garantizar derechos con rango constitucional, avanzar en un orden institucional más moderno; que debe tener su punto de partida en una concepción del Estado de cercanía, que dote de herramientas a los ciudadanos y a los que gobiernan", explicaron. Y agregaron: "Las nuevas demandas también nos llevan a reclamar mayores instrumentos de gestión para el régimen municipal, que solo se pueden lograr con modificaciones constitucionales".

Por último, concluyeron: "En definitiva, pensar una constitución para el futuro, para los santafesinos que vendrán. No admitimos especular con la coyuntura electoral para dar este debate de cara a la sociedad. Somos conscientes que siempre existirán otras urgencias, pero también que es nuestra responsabilidad mirar más allá de lo cotidiano. Es una oportunidad que Santa Fe y los santafesinos tenemos. Desaprovecharla no es que ganen algunos. Sino, que perdamos todos".



• Acto por la reforma de la Constitución en Santa Fe

Lifschitz encabezó el martes por la noche un acto por la Reforma Constitucional en el que sostuvo: "estamos frente al desafío de llevar adelante un debate profundo".



"Nosotros vamos a seguir impulsando los cambios y el avance de Santa Fe porque ese es nuestro propósito y el fin por el cual la gente nos vota y hemos llegado al gobierno; no para mantener statu quo, no fue así en 2007 y no es así ahora. Nuestro compromiso con los ciudadanos de esta provincia es impulsar los cambios y las transformaciones sin especular si me conviene o no me conviene. Cuándo va a ser el momento sino es ahora" agregó.

"Si mañana tenemos más de 34 legisladores que creen en esta necesidad de la Reforma, habremos avanzado y dado un paso adelante. Pero si no es así, también habremos ganado porque hemos ganado en el debate público con los miles de santafesinos que participaron y con quienes pusieron su empeño para que este proyecto avance. No habrá sido en vano, preparamos un camino para que el próximo período de gobierno en 2020 podamos lograrlo", concluyó.

Dejá tu comentario