López se negó a declarar y fue trasladado a Ezeiza

Política

El exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo, José López, se negó a declarar ante el juez federal Daniel Rafecas, quien lo investiga por supuesto enriquecimiento ilícito y trasladado al Penal de Ezeiza, mientras que el magistrado federal recibió la causa iniciada por el juez provincial Gabriel Castro cuando el exfuncionario fue detenido anteanoche en General Rodríguez.

El exfuncionario ingresó a Comodoro Py, para comparecer ante el juez federal Daniel Rafecas pero se negó a declarar, se mostró alterado y esquivo a las preguntas realizadas por el magistrado, comportamiento que a diferencia de lo que sucedió ayer, no obtuvo el respaldo de su abogada defensora.

Luego de bajar del vehículo del grupo Halcón que lo trasladó desde la DDI de Moreno, el actual diputado del Parlasur se alteró, quiso sacarse el caso y entró forcejeando a la alcaidía de Comodoro Py, donde permaneció varias horas, tiempo en el cual comenzó a gritar.

Al ser trasladado al tercer piso, donde se encuentra el Juzgado Criminal y Correccional Federal Nº 3, el detenido quiso golpearse la cabeza, por lo que se postergó la indagatoria y se ordenó una revisión de los médicos, quienes informaron que estaba "compensado" y podía declarar.

"Por el momento no voy a declarar", dijo López en tono bajo frente a Rafecas, custodiado de cerca por seis agentes penitenciarios y acompañado por su abogada, Fernanda Herrera.

Antes se había reunido a solas durante 30 minutos con la abogada, quien se presentó en tribunales varias horas después del arribo de López y según fuentes judiciales, intentó calmarlo en esa conversación.

Herrera aseguró que su defendido "no está loco, para nada, y tampoco es una estrategia declarar la inimputabilidad; de ninguna manera, no es así", en referencia a las hipótesis que afirmaban que el exfuncionario apelaba mostrarse inestable emocionalmente con la intención de ser declarado insano.

"Se le aconsejó no declarar dadas las circunstancias que estaba viviendo y su estado de salud, pero eso no quiere decir que esté loco", subrayó la letrada que no obstante, consideró que López "está desequilibrado, con un pico de estrés y con un grado de ansiedad muy alto, pero todo es parte de la privación de la libertad".

En ese marco, López fue trasladado a la Unidad Penitenciaria de Ezeiza, donde permanecerá alojado los próximos días a la espera de que avance la investigación que se encuentra bajo un estricto secreto de sumario.

Dejá tu comentario