Macri: "es un alivio" proyecto de Cristina

Política

Mauricio Macri, tras el discurso de Cristina de Kirchner, consideró «un alivio» que se envíe un proyecto al Congreso sobre las retenciones.

«Es una decisión que descomprime la tensión», dijo Macri en un comunicado y sostuvo que «esperamos un debate serio y amplio, y que se genere la discusión de la política agropecuaria». «Estábamos esperando un debate serio y amplio, y que se genere la discusión sobre la política agropecuaria», consideró el jefe porteño, tras el anuncio presidencial.

Por la mañana de ayer, fiel a la estrategia que se propuso el último fin de semana de ocupar un protagónico en el conflicto del gobierno nacional con el campo, Macri convocó a las cámaras de TV para embestir contra el acto convocado para hoy por el oficialismo a la Plaza de Mayo. El jefe porteño pidió a la Presidente que «levante el acto». Lo consideró «una provocación» y acompañó ese ruego con calificaciones de autista y confrontativo al gobierno nacional. Por la tarde le contestó Néstor Kirchner desde su conferencia de prensa: «¿Por qué le preocupa el acto? Que se ocupe de la ciudad que hace bastante falta», le dedicó el ex presidente.

«Estamos viviendo momentos muy difíciles; quiero llamar a la reflexión porque desde Lincoln a Perón los gobernantes saben que lo más importante es mantener la paz social», repitió Macri la frase que viene pronunciando desde el domingo pasado.

«La gente rechaza una forma de gobernar confrontativa, poco contenedora y muchas veces arbitraria», disparó Macri a la mañana y aludió a los cacerolazos del lunes, diciendo que «después de anoche quedó en evidencia. Todo un país salió a decir basta con la confrontación».

  • Provocación

    «Quiero insistir a la señora presidente y a Néstor Kirchner que suspendan el acto», pidió Macri, considerando que «no tiene ningún sentido, es una provocación adicional y necesitamos retornar al trabajo».

    Después, el jefe de Gobierno se refirió a que ya «hay ciudades con problemas de desabastecimiento» y aunque «en la Capital todavía no se siente tanto, queremos ser solidarios».

    «Rompamos este autismo», pidió Macri y se quejó porque «no puede ser el señor D'Elía el vocero del gobierno, que no use más a D'Elía como vocero, necesitamos gente que trasmita tranquilidad, estamos a favor del diálogo».

    Tal como anticipó este diario, el viernes pasado el jefe porteño mantuvo una reunión con una mesa reducida, en la que se encontraban legisladores de la provincia de Buenos Aires, y el jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, donde se analizó cómo paliar el desabastecimiento que consideraron podría agravarse hacia el fin de esta semana si no se soluciona el conflicto entre el gobierno nacional y el campo.
  • Dejá tu comentario