Mantiene el estilo Cristina y anuncia realización de la autopista ribereña

Política

La presidente electa se prepara también para convivir con Mauricio Macri a partir del lunes, a quien el kirchnerismo hostiga y hasta amenaza con no aprobarle el primer Presupuesto de su gestión en la Capital Federal. Le aumenta las tarifas del transporte urbano y le critica nombramientos de su futuro gabinete. Pero Cristina de Kirchner, a su estilo, parece reservarse en esa relación, que se extenderá cuatro años, el rol de la generosidad. Así como le concedería la Policía que Macri reclama, con presupuesto para mantenerla un año, Cristina estudia anunciar el lunes, cuando asuma, la realización de la autopista ribereña en Puerto Madero, que atrae a la presidente (y a algunos de los ministros actuales que viven allí) como geografía apta para desafiar la antipatía que le manifestaron los porteños en las urnas. Se trata de un proyecto conjunto de la Capital Federal con la Nación, que requiere una inversión de alrededor de u$s 400 millones, de los cuales, por lo menos 25% deberá aportar Macri de las cuentas de la Ciudad de Buenos Aires.

La convivencia con Mauricio Macri, «a cien pasos» de la Casa Rosada, Cristina de Kirchner piensa iniciarla marcando cuántos son los recortes o generosidades que puede administrarle el gobierno nacional al intendente de la Capital Federal durante los próximos cuatro años.

Así como estudia ofertarle el pase de una porción de la Policía Federal, con un presupuesto a término, la presidente medita anunciar el inminente comienzo de una de las grandes obras postergadas para la Ciudad de Buenos Aires, como es la construcción de la tan mentada autopista ribereña.

El tema ya lo habló en su momento Macri con Néstor Kirchner, tras las elecciones porteñas que consagraron al empresario como gobernador del distrito.

De anunciarlo la semana que viene, Cristina de Kirchner no estaría respondiendo a las inquietudes del jefe de Gobierno porteño necesariamente, sino avanzando con un proyecto que no lo conformaría a Macri en todas sus aristas.

En el gobierno nacional creen, en cambio, que es necesario callar a Macri en sus lamentos sobre lo que no le otorga la Nación y bajarle el protagónico de víctima que hasta ahora le estaría dando al jefe porteño electo un buen resultado ante los vecinos que le dieron el voto.

Puerto Madero -donde transcurrirá el proyecto- es de interés de la presidente, que lo consideraría casi la vidriera de la Capital Federal, un emblema del voto que no ha logrado seducir en los comicios. Para Macri también importa la zona y la obra para mérito de su gestión.

La obra es interjurisdiccional, es decir, interviene tanto la Nación como la Ciudad de Buenos Aires, pero ésta en menor medida si avanza el proyecto en curso, bajo las vías y la avenida Alicia Moreau de Justo. La Ciudad participa en la mitad de las decisiones y aporta 25% del presupuesto, calculado en unos u$s 400 millones, teniendo en cuenta que una de las mayores obras en infraestructura se provoca por los desagües pluviales transversales.

  • Elección

    La autopista ribereña contócon más de 20 proyectos distintos, pero la Ciudad y la Nación eligieron uno, que duerme en la Legislatura porteña,tras haberse licitado la primera etapa, de antecedentes. Cristina estaría pensando en otro proyecto, más caro e impactante, conocido como el que vaciará los diques para hacer la ruta por debajo y luego los volvería a llenar.

    El macrismo tiene pensadas varias reformas para ese subsuelo, que intentaría incorporar una vez que desembarque en el distrito.

    Por ahora, el proyecto en marcha, que reactivaría el gobierno nacional, consiste en la autopista en túnel, con la traza entre las avenidas Madero-Huergo y Alicia Moreau de Justo, desde Retiro hasta la avenida Brasil, conectando hacia el Norte con el distribuidor de la Autopista Illia y hacia el Sur con la 25 de Mayo y el puente sobre el Riachuelo.

    Son aproximadamente 5 kilómetros que están pensados para mejorar la circulación de los vehículos que atraviesan la Ciudad, como parte del anillo vial. Está prevista, además, la disposición de estacionamientos subterráneos y en algunos sectores, a nivel.

    El proyecto, entre otras consideraciones, se eligió porque fue aceptado por los ambientalistas y a la vez incorpora espacios verdes. La autopista estaba proyectada desde hace años, frente a los doques de Puerto Madero, para conformar un corredor que una la Autopista Buenos Aires-La Plata con la Illia.

    Uno de los proyectos en danza, que podría reactivarse, fue el del túnel bajo los diques, el de mayor costo.
  • Dejá tu comentario