20 de marzo 2012 - 00:01

Marcó del Pont reconoció que el nivel de reservas de libre disponibilidad "es negativo"

El proyecto de ley para reformar la Carta Orgánica del Banco Central consiguió dictamen de mayoría con las firmas del bloque oficialislita  de las comisiones de Economía Nacional y Presupuesto y Hacienda.
El proyecto de ley para reformar la Carta Orgánica del Banco Central consiguió dictamen de mayoría con las firmas del bloque oficialislita de las comisiones de Economía Nacional y Presupuesto y Hacienda.
La titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont, defendió en el Senado el proyecto de reforma de la Carta Orgánica de la autoridad monetaria y el uso de reservas para pagar deuda, aunque admitió que "el nivel de las de libre disponibilidad es negativo".

Marcó del Pont se presentó ante las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Economía de la Cámara alta, donde el oficialismo impuso su mayoría y consiguió dictamen favorable para el proyecto, aunque la semana pasada ya había acordado con la oposición tratarlo este miércoles sobre tablas, es decir, sin que se necesite un plazo de siete días desde la firma del dictamen.

Ante los senadores, la funcionaria defendió la iniciativa que sería convertida en ley este miércoles y que autoriza a la entidad, entre otras cosas, a realizar "adelantos transitorios al Gobierno nacional hasta una cantidad equivalente al 12 por ciento de la base monetaria".

"Tenemos reservas de sobra", sentenció la titular de la principal entidad monetaria, y aseguró que el nivel de esos recursos supera los 47.000 millones de dólares y defendió su uso para el pago de deuda.

En este sentido, afirmó que "si no se recurre al endeudamiento externo, la deuda siempre se paga con reservas internacionales", aunque evitó dar el número de reservas de libre disponibilidad a pesar de la insistencia del senador radical Gerardo Morales.

En momentos en que Morales advertía que el bloque de la UCR votaría en contra del proyecto si no se conocía ese número, el senador oficialista José Mayans intentó sacar a Marcó del Pont del atolladero al preguntarle por el nivel de reservas pero, sin querer, la forzó a admitir que "hoy el nivel de reservas de libre disponibilidad es negativo" con relación a la base monetaria.

Ante las preguntas de los senadores, la titular del Central negó que los adelantos de reservas al Tesoro fueran a generar inflación debido a que, según explicó, el "crecimiento de precios no tiene que ver con una inflación monetaria o exceso de demanda, sino con lo que ocurre por el lado de la oferta".

Además, Marcó del Pont subrayó el artículo del proyecto que establece que los adelantos del Central al Gobierno "deberán ser reembolsados dentro de los doce meses de efectuados" y que en caso de no ser así, "no podrá volver a usarse esta facultad hasta que las cantidades adeudadas hayan sido reintegradas".

Por otro lado, la funcionaria aseguró que la reforma de la Carta Orgánica del Banco Central pretende darle a la entidad la facultad de "regular el costo del crédito" y "habilitar el uso de cierta liquidez con fines estratégicos que tengan que ver con el desarrollo y con la inversión".

Marcó del Pont agregó que con este proyecto "se incorpora la facultad de velar por la competencia de los actores financieros" y "se mantiene la definición que hoy está en la Carta Orgánica acerca de que el directorio del Central no podrá recibir órdenes del Ejecutivo".

• Tratamiento exprés

El proyecto consiguió sin obstáculos despacho de mayoría y será debatido durante la sesión de mañana. La oposición llevará al debate su dictamen de minoría, unificado en el caso del radicalismo y la Coalición Cívica, pero nada impedirá que el Gobierno tenga lista esta semana esa ley que le permitirá hacerse de unos $ 45.000 millones extra en adelantos del Central al Tesoro y al directorio fijar el límite de reservas necesarias para garantizar la base monetaria, liberando así más excedentes para el pago de deuda a bonistas, sin perjuicio de mantener en vigencia la autorización para que el BCRA pague con esas mismas reservas vencimientos con organismos multilaterales de crédito.

El proyecto, como ya explicó este diario, no deroga completamente la Ley de Convertibilidad como enunció Cristina de Kirchner durante la Asamblea Legislativa del 1 de marzo, sino que mantiene el principio que estableció Domingo Cavallo en la Ley de Convertibilidad original por el que las reservas se consagran como garantía de la base monetaria. Pero ahora le otorga al directorio la facultad de decidir el nivel mínimo necesario de reservas para cubrir el circulante. Es decir, podrá liberar fondos para el pago de deuda, para impulsar la economía o el pleno empleo, como dirá la nueva Carta Orgánica al describir las funciones ampliadas del BCRA.

• Cuestionamiento

Ese punto es uno de los más cuestionados de la reforma, tanto como el último cambio que se introdujo al proyecto sólo 24 horas después de que Marcó del Pont visitó Diputados. Así, se mantuvo el cálculo del 12% sobre la base monetaria para establecer el primer límite de adelantos del BCRA al Tesoro, pero se duplicó el del 10% que se fijaba hasta ahora sobre los ingresos efectivos que percibe el Estado en un año, elevándolo al 20%. Es decir, incrementó en $ 45.000 millones la capacidad prestable del Central al Gobierno y sin estar limitados esos fondos a algún gasto específico.

Hubo protestas y finalmente al recinto llegó una versión, muy similar, por la que esa ampliación en 10% más quedaba limitada a casos de necesidad y por un plazo máximo de 18 meses, cuando hasta ahora la autorización para adelantos transitorios vence a los 12 meses de haberse realizado la transferencia del BCRA. Esas operaciones raramente se cancelan. Todo lo contrario: esos pagarés que el Tesoro coloca en el Central para llevarse fondos normalmente son renovados a su vencimiento.

Así, la modificación fijó que "con carácter excepcional y si la situación o las perspectivas de la economía nacional o internacional así lo justificaran podrán otorgarse adelantos transitorios, por una suma adicional equivalente a, como máximo, el 10% de los recursos en efectivo que el Gobierno nacional haya obtenido en los últimos 12 meses". El radicalismo, por ejemplo, se dio por contento con el cambio y de hecho si se lo compara con la idea original de la UCR sobre la reforma, el texto final aparece más restrictivo.

• Depósito

Pero además de otras reformas, como abandonar el objetivo de inflación en la política monetaria, la nueva Carta Orgánica dispone que los bancos ya no podrán integrar encajes con los fondos que mantienen en caja, sino que deberán depositarlos en una cuenta a la vista del Central. Como adelantó este diario, según cálculos preliminares que realizaron las cámaras del sector, esto implica una transferencia de $ 20.000 millones que hoy manejan las entidades, directamente a la autoridad monetaria.

Dentro del proyecto también se incluyeron reformas a la Ley de Entidades Financieras, a pesar de que la Presidente dijo que no serían necesarias durante su mensaje a principios de mes. Se faculta allí al Central a "regular las condiciones de crédito en términos de riesgo, plazos, tasas de interés, comisiones y cargos de cualquier naturaleza, como orientar su destino por medio de exigencias de reservas, encajes diferenciales u otros medios apropiados" y al mismo tiempo a supervisar la apertura de sucursales.

Dejá tu comentario

Te puede interesar