Borinsky admitió sus visitas a la quinta de Olivos

Política

Sin embargo, el juez afirmó que no iba a practicar deportes con Macri sino que iba en su rol como presidente de la Comisión de Reforma del Código Penal.

Una prueba más de la acción de la mesa judicial durante el gobierno de Cambiemos fueron las visitas de jueces y fiscales a la quinta de Olivos para reunirse con el entonces presidente, Mauricio Macri. Los camaristas Gustavo Hornos y Mariano Borinsky y el fiscal de Casación Raúl Plee visitaron la quinta en varias oportunidades según los registros oficiales.

El juez de la Cámara de Casación Penal Mariano Borinsky visitó al menos 15 veces a Macri en Olivos, reveló la señal C5N en base a un reporte de El Destape. El magistrado intervino en casi todas las causas contra Cristina Fernández de Kirchner y las visitas coincidieron con las fechas de sus fallos en casos como la reapertura de la denuncia del fiscal Alberto Nisman, la “Ruta del dinero K”, Dólar Futuro, Obra Pública de Vialidad en Santa Cruz, entre otras.

Hoy, Borinsky admitió los hechos. Consultado por El Destape, el juez dijo que es cierto que fue a jugar al paddle pero que no fue 15 veces. El camarista se defendió argumentando que como presidente de la Comisión de Reforma del Código Penal de la Nación se reunía con funcionarios del Ejecutivo.

En tanto, negó que haya ido a jugar al paddle o el fútbol con Macri. “Eso lo pusieron los chicos de adelante”, sostuvo sobre el personal encargado del ingreso a la Residencia de Olivos. También aseguró que en su ingreso a la Casa Rosada, los registros indicaban que había ido a ver a Macri y en realidad había ingresado a ver al secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas.

Las visitas están registradas en la Casa Militar de la quinta presidencial y las excusas para era muchas veces jugar al futbol o al paddle. En los encuentros estaban otros funcionarios de confianza del presidente como Gustavo Arribas entonces titular de la AFI.

Embed

En tanto, Gustavo Hornos, el presidente de la Cámara de Casación, no sólo visitó 6 veces a Macri en la Casa Rosada, sino que aparece dos veces en los registros de ingresos a la quinta de Olivos. Al igual que Borinsky participó de causas de alta impacto político.

Sobre el camarista ya pesa una investigación del Consejo de la Magistratura por sus visitas a Casa Rosada que coincidían con la salida de fallos contra la actual vicepresidenta y exfuncionarios kirchneristas,

El fiscal de Casación Raúl Pleé se reunió en la quinta de Olivos el 23 de marzo de 2018 con Mauricio Macri y Gustavo Arribas. El funcionario judicial intervino en causas clave como la denuncia del fiscal Alberto Nisman, la causa Dólar Futuro, Cuadernos, el desguace del Grupo Indalo y la investigación por espionaje ilegal donde está procesado el fiscal Carlos Stornelli.

Poco después de la reunión, Pleé pidió la detención de los empresarios Cristóbal López y Fabián De Sousa, dueños del Grupo Indalo y al día siguiente, la Sala I de la Cámara de Casación ordenó la detención. Uno de los que firmó ese fallo fue el juez Gustavo Hornos.

Las reuniones de Macri con Hornos y Borinsky muestran la estrecha relación entre su gobierno y un sector de la Justicia, especialmente en expedientes que involucraban al peronismo por entonces opositor.

Mientras Borinsky jugaba al paddel con Macri, al mismo tiempo definía causas contra Cristina, lo cual cuanto menos implica un vicio de ética. Y ahora, tanto ese juez como Hornos tienen en sus manos causas contra el expresidente, con lo cual la cercana relación siembra dudas sobre la necesaria imparcialidad que deben tener los jueces.

Dejá tu comentario