Testigo confirmó que AFIP montó "grupo" especial para seguir a Oil

Política

Apartado de cualquier normativa del organismo, intervenían en pedidos de información y bases para nutrir causa judicial. No pudo confirmar sus integrantes ni tampoco si se había hecho alguna otra vez para otro contribuyente.

Nervioso, dubitativo y hasta por momentos reticente en sus dichos, un testigo terminó ayer por confirmar durante el juicio oral que la AFIP montó un “grupo de control” –irregular y con participación externa- sobre la petrolera Oil Combustibles y las empresas relacionadas al Grupo Indalo. Jorge Schiaffini, autor del primer documento que motorizó el organismo recaudador respecto al “informe de situación fiscal” de la petrolera, se contradijo en varios tramos, aseguró no recordar bajo qué circunstancias le había sido encargado y dejó un manto de sospechas cuando enfatizó que venía siendo trabajado en borradores desde el 14 de marzo de 2016, cuando el caso recién se iniciaba. Es que ese informe de 30 carillas con detalles sobre los giros y la operatoria de Oil con datos basados supuestamente en los balances tuvo “fecha de registración” en el sistema SIGEA el 1/04/2016 a las 11.10 am. El problema es que su horario de recepción en la fiscalía de Gerardo Pollicita fue a las 14 del mismo día, dos horas y 50 minutos más tarde de su creación.

“Yo sabía que esto se iba a presentar en el juzgado. Sabíamos que teníamos que entregarlo”, indicó Schiaffini que no lograba individualizar datos precisos respecto a las circunstancias en las que había tomado intervención desde la Dirección de Fiscalización a la que acababa de ser ascendido en la AFIP, en 2016. En varios tramos, esta situación motivó la intervención del presidente del Tribunal Oral Federal N°3 Fernando Machado Pelloni dado que se mostraba impreciso, evasivo y eludía cualquier detalle en la mayoría de las preguntas. “No lo sé”, “No lo recuerdo”, “Podría haber sido así”, “no estoy familiarizado con esos trámites”, y “no tengo claras las estructuras”, fueron algunos de los ejemplos de cómo Schiaffini respondió las preguntas, pese a haber revistado desde hace 40 años en la AFIP. Incluso confesó que para evitar colisión con el área de auditoría, abrían “casos” sobre contribuyentes para que después queden habilitados para ingresar a los sistemas con una excusa. No supo explicar por qué ese informe inicial había sido sólo firmado por él, pese a que dijo que solo redactó un par de párrafos, sin individualizar quién fue el encargado específico de recolectar los datos. Ni por qué sus superiores –entre ellos Juan Carlos Santos- no validaron la actuación en la línea jerárquica. Tampoco por qué no había sellos que acreditaran las fechas de presentación que había indicado en su declaración. “No era nuestra función hacer esto. No es lo nuestro”, confesó sobre el informe. En base a lo elemental de su exposición, dejó flotando la sensación de que no había tenido contacto con el contenido del informe.

Lo que tampoco recordaba, en un comienzo, era su participación en lo que denominó un “comité de control” del cual era parte la AFIP para el concurso de Oil pero que “no recordaba” si había existido para algún otro caso que hubiese tramitado el organismo recaudador. Fue el único en el que dijo haber participado en su carrera, pero no pudo recordar quién lo nombró allí. Tras varias preguntas, lo único que dijo es que allí se volcaban actuaciones o pedidos respecto al conglomerado empresario de Indalo, pero no pudo asegurar que no participara gente externa a la AFIP, incluyendo al abogado Ricardo Gil Lavedra, contratado de manera externa. En realidad, parte de ese “comité” o grupo que hacía seguimiento específico de la petrolera y las empresas relacionadas como una suerte de “mesa judicial” dentro de AFIP, operaba en el marco de la subdirección de Coordinación Técnico Institucional y su objetivo era nutrir no sólo la relación con el avance judicial de la causa, sino a filtrar información hacia la vicejefatura de Gabinete, entonces ocupada por Mario Quintana. El testigo evitó responder si el exsubdirector de Operaciones Impositivas Jaime Mecikovsky estaba incluido en el grupo de correos que se utilizaba para comunicarse de manera virtual referidos al caso Oil.

“Bajaba una línea de la subdirección y la dirección”, dijo Schiaffini respecto al origen de las instrucciones que se volcaban en el “comité” o “grupo de control” sobre el que dijo que quizá era por orden del entonces administrador federal Alberto Abad. “Si mi director me decía que intervenga, entonces intervenía”, sostuvo sobre las motivaciones al intercambio que existía en un grupo de correos electrónicos del que dijo no saber los participantes. Las defensas apuntaron a que solicitarán formalmente las copias de esos correos y desde qué casillas se generaban los contactos que, supuestamente, eran para “evitar reuniones”. “Más tenían que ver las áreas jurídicas”, sostuvo también con ausencia de precisiones, hasta que tuvo que revelar que Eliseo Devoto –director de Jurídicos de AFIP- era el que tomaba más decisiones. “¿Fue creado a propósito del Grupo Oil Combustibles?”, preguntó un abogado. “Sí” fue la respuesta. “¿Era común que se crearan este tipo de grupos?”, continuaron. “Yo es el único en que participé”, dijo Schiffini, visiblemente agotado. “No se responderle”, fue la siguiente contestación referida a si la actuación de ese tipo de grupos estaba regulada por algún tipo de normativa de la AFIP.

El segundo declarante ayer fue Fabián Barroso, también de AFIP. Lo central de su testimonio estuvo centrado en desdramatizar las “desconfirmaciones” de boletas de deuda sobre Oil –parte del eje de la acusación- dado que era una práctica “habitual” cuando había conflictos con el sistema y había intervención de un oficial que verificaba las cobranzas y permitía acceder a los planes de pago, algo frecuente con todos los contribuyentes que querían regularizar su situación con el fisco.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario