Paritarias: Cristina celebró el 60% de La Bancaria como pauta a imitar

Política

La vicepresidenta saludó a Sergio Palazzo por el arreglo salarial, similar en porcentaje al que habían firmado antes Cavalieri, Daer y Barrionuevo.

Cristina de Kirchner volvió a pronunciarse ayer sobre la política de ingresos al celebrar, en su cuenta de Twitter, el acuerdo salarial celebrado por la Asociación Bancaria con las entidades financieras por un aumento anual de 60% en cuatro etapas. Fue la forma en que la vicepresidenta marcó esa suba como pauta a imitar, más allá de que el número terminó por extenderse en los últimos días al cierre de varias negociaciones previas, como las de Comercio, Gastronómicos y, ayer mismo, Sanidad.

La felicitación de la expresidenta a Sergio Palazzo, secretario general del gremio, es un mojón más de una cadena de intervenciones en la discusión salarial de este año, que tuvo también un capítulo en 2021. En ambas oportunidades, y cuando el Gobierno avanzaba sobre una pauta de aumentos, Cristina y Sergio Massa anticiparon subas para el personal legislativo (lo hicieron como presidentes de las cámaras de Senadores y Diputados, respectivamente) por encima de esos valores. Este año autorizaron $20 mil extra para los empleados y Hugo Moyano intentó validar ese monto en la revisión de su acuerdo del año pasado, por ahora sin éxito.

El entendimiento de La Bancaria con las entidades financieras contempla un primer tramo de 16,1% de aumento para el cuatrimestre de enero a abril, de manera retroactiva, que en parte quedará compensado por las sumas no remunerativas acordadas por el gremio al inicio de la paritaria como esquema de transición; en mayo habrá un 18%; en julio, 17%, y en octubre, 8,9% hasta diciembre. La firma de ayer ante el Ministerio de Trabajo prevé dos instancias de revisión en octubre y noviembre.

Así el salario inicial de la actividad subirá a $141.995,51 desde enero; a $164.010,33 a partir de abril; $184.802,10 en julio, y $195.687,20 en octubre. También se acordó actualizar el bono por el Día del Bancario a $170 mil. Firmaron el esquema las cuatro entidades patronales: ABA (bancos extranjeros), Adeba (privados de capital nacional), Abappra (públicos, privados y cooperativos) y ABE (banca especializada). La semana pasada la negociación había alcanzado un punto de tensión que derivó en un paro de actividades nacional por 24 horas.

En su cuenta de Twitter, la vicepresidenta tomó un aviso del gremio en el que se consignaba el arreglo alcanzado y escribió: “¡Felicitaciones, compañero Palazzo!”, con lo que de paso ungió como peronista a un dirigente de reconocida filiación radical. El dirigente y diputado nacional por el Frente de Todos agradeció el reconocimiento por la misma vía.

Aunque fue la única salutación de Cristina Fernández a un gremio en la presente ronda de paritarias por adelantado, esta misma semana se conocieron otros arreglos de similar aumento porcentual. Ayer mismo Sanidad llegó a un acuerdo en la rama asistencial, la de mayor volumen de trabajadores alcanzados (de clínicas, sanatorios y otros centros privados de internación) por una suba de 59% en cinco tramos: 11% en mayo, 11% en junio, 19% en agosto, y dos más de 9% en noviembre y diciembre, con instancias de revisión en octubre y febrero próximo. El gremio lo lideran Héctor Daer, cosecretario general de la CGT, y Carlos West Ocampo, referentes del sector de los “gordos” de los grandes gremios de servicios de la central obrera que respaldan a Alberto Fernández en el tironeo con el kirchnerismo.

El martes, en tanto, había primereado en 60% de aumento el sindicato de Gastronómicos, de Luis Barrionuevo, quizás el sindicalista más detestado por Cristina de Kirchner y quien le profesa la misma consideración a la expresidenta. Comercio, de otro “gordo” como Armando Cavalieri, por su parte, había marcado 59,5% días atrás, mientras que Camioneros el viernes pasado cerró en 31% por cinco meses. Con la excepción del gremio de Moyano, el resto de los arreglos en valores similares se produjeron en actividades con salarios en promedio más bajos que los del sector financiero, uno de los más beneficiados en las últimas décadas más allá de los ciclos económicos.

Dejá tu comentario