Preocupa a Ejército anulación de indultos

Política

El viernes pasado finalizaron las visitas al Ejército Argentino organizadas por Nilda Garré para llevar la palabra de los logros políticos a un año de su asunción. Eso sí, la ministra no se expuso a preguntas incómodas y delegó en varias comitivas de colaboradores la tarea de arengar a su favor y auscultar el humor de la tropa en cada uno de los cuarteles del país. Córdoba, asiento de una de las guarniciones más poderosas, se reveló como la más crítica a la política de derechos humanos emprendida por el gobierno de Néstor Kirchner. El subsecretario de Asuntos Militares, Esteban Germán Montenegro, expuso ante los paracaidistas de la IV Brigada Paracaidista-Fuerza de Despliegue Rápido del Tercer Cuerpo, a cargo del general de brigada Sergio Fernández. Al término aparecieron las críticas en una batería de preguntas que Montenegro zanjó hasta quedar sin aliento. No conformó a los uniformados. Los cuestionamientos se centraron en la remoción de los indultos, la presión permanente sobre los uniformados por juicios a los derechos humanos, políticas de defensa que son sólo gacetillas de prensa, etc. Todo sucedió en un marco de respeto y cuidado lenguaje castrense. Luego vino el turno de Patricia Vaca Narvaja (FPV, Córdoba), vicepresidenta primera de la Cámara de Diputados. Para ganarse el auditorio mencionó que cuatro de sus siete hermanos varones son egresados del Liceo Militar General Paz, habló sobre la inserción de las Fuerzas Armadas en el proyecto de desarrollo nacional y recomendó: «Lo importante, ahora, es que la autocrítica que todos nos hagamos sea sincera y profunda, para comprometernos de manera responsable con el futuro del país». La frase remitió a los oyentes a otro Vaca Narvaja (Fernando), líder montonero indultado por Carlos Menem, cuyo beneficio no será removido por la Justicia.

No escapa al análisis de ningún militar aún los de baja jerarquía que desde la asunción de Néstor Kirchner hubo un cambio en la política de revisar el pasado que trascendió a la Justicia, hoy alineada a los deseos del Poder Ejecutivo. Se critica la falta de equidad por cuanto no serán analizados los decretos de indulto a los guerrilleros con el salvoconducto jurídico de que solamente son imprescriptibles los delitos de lesa humanidad, es decir los que fueron cometidos por miembros del Estado. ¿Y los líderes de Montoneros y del ERP que llevaron a miles de jóvenes de una sociedad a la muerte?, se preguntan en los cuarteles.

  • Decreto

    Durante el gobierno de Menem, 57 guerrilleros fueron indultados. Entre ellos, los miembros de la cúpula de Montoneros Fernando Vaca Narvaja y Roberto Perdía, y el jefe de esa organización, Mario Firmenich, beneficiado por un decreto del 29 de diciembre de 1990.

    Ya había estado en la ciudad mediterránea la legisladora kirchnerista con el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Luis Duhalde y había puesto a disposición de entidades y organizaciones del sector y de la Justicia cordobesa el Archivo Nacional de la Memoria, que contiene datos sobre desaparecidos y la dictadura. Buscó de esa forma dotar de elementos que puedan servir para el avance de causas por violaciones a los derechos humanos ocurridas en el ámbito del Tercer Cuerpo de Ejército.

    Otros destinos en cambio sobresalieron por la cautela y prudencia a punto tal que no hubo preguntas a los panelistas. Claro, curados en salud ante cierta propensión de este gobierno a revelar «secretos» dañosos para opositores, no hay altos oficiales del Ejército (ni de otra fuerza) que quieran arriesgar un ascenso por figurar en una lista de preguntones molestos. Hubo sí una sola referida a la discriminación que se hace con los retirados al excluírselos de los aumentos salariales. Fue el caso de la VI Brigada de Montaña con asiento en Neuquén. Hasta allí llegó el secretario de Asuntos Militares, José María Vásquez Ocampo, quien endulzó al público castrense con el clásico eslogan divisivo: «

    Ninguno de ustedes debe llevar mochilas del pasado, la política debe pedirles disculpa por haberse olvidado de ustedes». Otro exitoso por el silencio de temas urticantes fue el grupo del formador de imagen Jorge Bernetti, jefe de prensa de Garré, quien estuvo en instalaciones de la Guarnición Militar Paraná, asiento de la II Brigada Blindada, «General Justo José de Urquiza» y en Tandil. Lo recibieron con una guardia de soldados de época del Ejército Grande con el clásico uniforme colorado con pechera blanca, casi un montonero de Peñaloza habrá soñado Bernetti de no mediar la aclaración de los anfitriones. Estuvo acompañado por el director de Inteligencia Estratégica Militar, licenciado Carlos Aguilar y Julián Licastro, militar y ex funcionario de Domingo Cavallo. Los oyentes elogiaron a Licastro, su versión fue la más ajustada que se escuchó sobre el destino de la política de defensa.
  • Dejá tu comentario