Prepotencia de Quebracho

Política

Once manifestantes del grupo Quebracho violaron ayer la seguridaddel Senado. Tiraron panfletos y bombas de mal olor en el recinto que obligaron a suspender por 20 minutos el debate por la ley de hidrocarburos.

La votación de ayer en el Senado de la Ley de Hidrocarburos fue interrumpida por un hecho que reconoce pocos antecedentes en la historia del Congreso. Un grupo de once militantes de Quebracho consiguió burlar la seguridad y llegar hasta los palcos altos, desde donde cantaron consignas como «Patria sí, colonia no», tiraron volantes sobre los senadores y arrojaron bombitas de mal olor en protesta contra las empresas petroleras que se beneficiarán con la ley.

El problema comenzó cuando Jorge Capitanich, presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, ya había comenzado a informar el proyecto de ley en el recinto; comenzaron a llover desde los palcos más altos panfletos con la leyenda «Legalizar el saqueo del petróleo es traicionar a la Patria». Lo que siguió fueron gritos, cánticos y el lanzamiento de las bombitas de mal olor: tres impactaron en la bancada peronista y una en la radical.

Scioli intentó continuar con la sesión pero fue imposible: una senadora protestó porque un líquido maloliente había impactado en su pelo y el santacruceño Nicolás Fernández, en medio de un ambiente irrespirable, pidió un cuarto intermedio.

Los manifestantes salieron sin que la seguridad pudiera detenerlos. En ese momento Cristina Fernández de Kirchner no había ingresado aún al recinto. De haber estado, hubiera sido víctima de una de las bombas de mal olor que cayó próxima a su banca.

Poco después se reinició la sesión con una explicación del secretario parlamentario del cuerpo, Juan Estrada: los militantes habían ingresado al Senado después de haber elevado una nota donde se presentaron como estudiantes de la « Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata», interesados en presenciar el debate. Allí se consignaron nombres y números de documento que ahora se verificarán en una denuncia que el Senado presentó ante el juzgado de Jorge Ballesteros. «Este es un cuerpo democrático y somos tolerantes», dijo el funcionario.

Desde la banca le respondió luego Miguel Pichetto: «Pido agilizar los controles e impedir que pase este tipo de cosas, porque después el bochorno lo vivimos nosotros».

Dejá tu comentario