Primera baja: López Murphy medita retiro definitivo

Política

Ricardo López Murphy se entregará a «reflexionar» durante un mes si sigue en la política. Por lo pronto, el ex candidato a presidente admitió que no le va bien con el electorado y justificó con que votos que habrían sido para él fueron para Elisa Carrió, el domingo pasado.

Durante la pretemporada electoral, el ex ministro intentó una alianza con esa candidata, que no pasó de conversaciones entre delegados de ambos y que quedó definitivamente trunca cuando Carrió dijo: «Mi límite moral es Mauricio Macri».

Cuentan allegados a López Murphy que tras esa frustración, el ex ministro les confió: «Yo me voy de la política», apesadumbrado, seguramente, sin apoyo de Macri y sin posibilidades con Carrió.

López Murphy salió a explicar su magro resultado electoral, menos de 2%, que no le alcanzó para llegar a una banca en el Congreso y disparó contra Mauricio Macri, quien se mantuvo oculto el día de los comicios.

Ese aliado de PRO le replicó al jefe de Gobierno electo que él «avaló» su candidatura y recriminó como «otro acto de deslealtad» que el diputado Federico Pinedo se haya lamentado de no haber tenido «un candidato fuerte» a presidente, en los pasados comicios del domingo.

López Murphy, ante las radios, dijo que «objetivamente tengo una dificultad enorme en materia electoral», para responder sobre su futuro político. «Nunca se puede decir de esta agua no he de beber», completó el ex candidato. No aventuró sus próximas actividades, pero refirió que tras «una larga reflexión» que hará durante noviembre, definirá su rumbo.

  • En paz

    El titular de Recrear admitió, además, que «no es una situación placentera una derrota tan dura», pero que se encontraba «bien anímicamente» y con la «conciencia en paz».

    «Hay que decir la verdad: yo fui candidato porque no se hacía cargo nadie. Más allá de las dificultades, alguien se tenía que hacer cargo, y el único que tenía la disposición anímica de enfrentar la adversidad fui yo», expresó aludiendo a las idas y vueltas de sus socios políticos del macrismo que prácticamente no lo apoyaron en la Capital Federal y le negaron aliarse en la provincia de Buenos Aires.

    Según el ex ministro, el resultado que obtuvo, el séptimo entre los candidatos a presidente, se debió en parte a que los votos suyos, según creen, «se movieron masivamente hacia Carrió, de parte de gente que pensó que así podía incidir en un ballottage».

    Recordó que su candidatura contó con el «aval y la decisión» de Macri y calificó de una «deslealtad más» la opinión de Pinedo sobre la falta de un candidato «fuerte» para hacer una mejor elección.

  • Aval

    «Nadie puede ignorar una elección nacional», dijo con respecto a la actitud de Macri, y que «todos de una manera u otra participamos. Que yo vaya con la candidatura (a presidente) contó con su aval y su decisión», recordó, con respecto a su socio político, con quien el domingo ni se cruzaron, ya que Macri eludió hacerse presente en el local partidario de PRO, tras conocerse los resultados electorales.

    López Murphy aseguró que va a «defender» sus ideas en el futuro, pero «en qué lugar, en qué forma y bajo qué reglas, es un tema que será motivo de una larga reflexión durante todo noviembre».

    «Hay una lectura muy diferente de la sociedad sobre hacia dónde vamos», consideró, y dijo que «las ideas de libertad civil, de autonomía, que probablemente sean muy fuertes en Capital y norte del conurbano, están enfrentadas a una visión muy dependiente del gobierno y del sistema clientelista en el resto del país, por lo que estamos en una fractura muy profunda».
  • Dejá tu comentario