Kicillof viaja a Mar del Plata para despejar dudas sobre la temporada

Política

Los intendentes costeros suman varias preocupaciones de cara al verano. El jefe comunal de La Feliz aspira a que la Provincia autorice una fase especial para la ciudad.

La espera, desespera. De eso no hay dudas. Y en la costa, el factor común es la ansiedad. Con el calor ya encima, los intendentes están a la espera de las resoluciones que tome la Provincia para dar, por fin, el puntapié inicial para una temporada que no por atípica pierde esperanza.

Tras más de siete meses de parate, las actividades comprendidas por el turismo (ya sea de manera directa o indirecta) atraviesan horas decisivas en cuanto a la resolución oficial y los protocolos que se pondrán en marcha para el verano 2021.

El foco está puesto en lo que se desprenda de la reunión que el gobernador Axel Kicillof mantendrá este lunes con los jefes comunales de la costa en su visita a Mar del Plata. Según pudo averiguar este medio, el cara a cara (tras el Zoom realizado el viernes pasado) servirá para despejar todas las dudas que mantienen los alcaldes sobre todo en torno a qué responsabilidad tendrá la Provincia ante la detección de casos y la probabilidad de un brote local.

Pese a que todavía no hay un criterio unificado, los jefes comunales vienen preparando junto a los prestadores locales toda una batería de protocolos para poder funcionar con criterios unificados entre lo público y lo privado.

En este sentido, Mar del Plata pica en punta no sólo en relación a la incertidumbre de sus prestadores y del propio intendente sino en lo que refiere a la cantidad de casos de Covid-19 activos. A minutos de que la Provincia cumpla con el medio millón de infectados, la ciudad balnearia es hoy el distrito con más positivos en los últimos tres días (con 826), incluso por encima de La Matanza, y en las próximas horas se convertirá en el tercer municipio bonaerense con más contagios.

Bajo ese panorama, y luego de algunos roces concretos con la Provincia, Guillermo Montenegro será el anfitrión de la reunión de hoy. Justo cuando en Mar del Plata, la Comisión Especial de Reactivación Económica contempla darle las herramientas al intendente para lograr la habilitación de todo tipo de actividad comercial al aire libre como parte del plan de reactivación.

Sin embargo, la Provincia no está de acuerdo. Mar del Plata se encuentra en Fase 3 y viene reclamando desde hace varias semanas un tratamiento especial teniendo en cuenta la magnitud y la cantidad de variables para un distrito que, según datos revelados en el último mes, tiene el mayor desempleo del país (26 por ciento).

De hecho esta acción no es más que la normativa para algo que ya viene sucediendo como parte de las denominadas “huelgas japonesas”. Y es que los bares y restaurantes locales siguen adelante con su rebelión y mantienen abiertos sus comercios incluso con gente en el interior. Lo mismo pasa con gimnasios, canchas de fútbol e, incluso, hoteles alojamiento.

De ahí la insistencia de poder lograr un guiño desde la Provincia y así poder tener mayor poder de autonomía en la toma de decisiones. Algo similar a lo que emprendió Miguel Ángel Lunghi en Tandil con el semáforo en lugar de las fases y que hoy también analizan distritos como General Viamonte y Chabuco, donde el jefe comunal Víctor Aiola aseguró que ya le planteó al gobernador “que el sistema de fases está agotado, quien con mucha amabilidad me escuchó y me dio una palabra. Debe considerarse la salud de una manera integral y como la vacuna no estará hasta octubre de 2021, hay que acostumbrarse a convivir con el virus”.

Y es que los distritos que no forman parte de la costa también apelan a poder tener algún tipo de reactivación durante la temporada de verano.

En esa línea, la ministra de Gobierno de la Provincia, María Teresa García, dejó en claro que no habrá restricciones en el tránsito entre AMBA y los demás distritos. Y aclaró que “no va a haber obligación de hisopado para ingresar porque no tiene sentido, todos sabemos que se puede contagiar en la estación de servicio de la ruta por eso no tiene sentido un hisopado dos días antes pero sí va a haber otras restricciones”, sostuvo García. Y dio ya algunos indicadores de cómo será la vida en los hoteles al afirmar que “no se va a poder utilizar desayunador ni comedor si son espacios cerrados”.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario