Referendo: promotores fueron agredidos ayer por activistas

Política

G raves incidentes ocurrieron ayer en Diagonal Norte y Florida, cuando un grupo de activistas de Izquierda Unida atacó un puesto de recolección de firmas para lograr el referendo de revocatoria del jefe de Gobierno porteño, Aníbal Ibarra, tras el incendio que dejó 192 fallecidos en República de Cromañón. Los agresores, unos seis, insultaron a una joven voluntaria que se encontraba en la mesa, le gritaron, empujaron la mesa y la dieron vuelta, y rompieron los carteles indicadores de la campaña de recolección que tienen la leyenda: «Firmá por el Referéndum». En el tercer día de firmas, se registraron estos incidentes, y efectivos policiales tuvieron que concurrir al lugar para prestar apoyo y vigilancia y para que se pudiera continuar con la tarea de recolección.

«Resulta que un grupo de Izquierda Unida que tiene la lectura de que Ibarra directamente debe ir preso, rompió los carteles y consideró que todo esto es una burla, dio vuelta la mesa y agredió a la chica que estaba como voluntaria»,
explicó el letrado Juan Curuchet, que junto con Fabián Bergenfeld comenzó ayer -con 6 mesas en distintos puntos de Capital Federal-el trámite para lograr reunir las 519.599 firmas equivalentes a 20% que exige el padrón porteño, tal como lo señala la Constitución local, para decidir luego en elecciones la continuidad o no de Ibarra en su cargo.

«Izquierda Unida tiene en el mismo lugar
(Diagonal Norte) un puesto donde reparten volantes. Ellos se fueron a las 17 y nosotros nos quedamos hasta las 19. En el incidente, rompieron parte del cartel, insultaron bastante y trataron de convencer a los que se acercaban de que no firmen», explicó una letrada del grupo de Curuchet.

• Lentitud

Hasta ayer, con 7 mesas en total -6 del grupo de Bergenfeld y una de Gabriel Rodríguez Vallejos autor del otro de los pedidosde revocatoria que el Tribunal-Superior de Justicia (TSJ) porteño autorizó- se reunieron alrededor de 2.600 firmas.

Es un ritmo de recolección por ahora lento, que promete crecer si
Ibarra instala las 300 mesas que se anunciaron (ver recuadro) y si colaboran, como indicaron, ONG y otros partidos, como Unión por Todos, de Patricia Bullrich, a quien ya el TSJ le autorizó también un pedido de revocatoria de mandato contra Ibarra.

Ayer se reunieron alrededor de 1.200 firmas. Hay gente que no se anima a firmar porque cree que es imposible que Ibarra pierda el referendo, dado que para eso tendría que votar 70% del padrón y de esa cantidad, 50% le tiene que decir
«No».

Según Curuchet, «lo que se estuvo dando hoy (por ayer) es una confusión de la gente que no quiere a Ibarra, pero no sabe si firmar o no». En cuanto a los incidentes, «creo que la bronca de un día no se repite al día siguiente. No se por qué fue la agresión, probablemente porque no sabían que por ley, para votar el referendo, hay que juntar las firmas, tal como lo dispuso el tribunal», explicó el letrado.

Dejá tu comentario