Remueven a director de hospital antiaborto

Política

El director de un hospital de la provincia de Santa Fe donde se le negó la realización de un aborto terapéutico a una mujer, que luego murió de cáncer, fue removido de su cargo por un decreto del gobernador Jorge Obeid.

El médico es Andrés Ellena, quien estaba al frente del hospital Iturraspe, donde días atrás murió Ana María Acevedo, que según el abogado Germán Ulrich Lehmann murió de un cáncer que no pudo ser combatido debido a su embarazo.

El caso refiere a la negativa de personal del hospital a realizar un aborto terapéutico necesario para tratar a la paciente. El letrado patrocinante de la familia presentó una denuncia penal ante el fiscal Pedro Guevara para que se investigue la posible comisión de delitos por parte de los médicos y autoridades del hospital Iturraspe, de los que resultaran víctimas Ana María Acevedo y María Guadalupe de los Milagros Acevedo, su hija.

También pide que se investigue la actuación de Ellena y de los médicos César Blajman, David Yossen y Jorge Venanzi, las integrantes del Comité de Bioética Elsa Albarrasin, María Artigues y Silvia Brussino «y/o quienes además pudieren resultar responsables».

Los posibles delitos que enumeró son homicidio culposo, aborto agravado, abandono de persona, abuso de autoridad e incumplimiento de los deberes de funcionario público, de acuerdo con el Código Penal.

Según el patrocinante de los familiares de la mujer fallecida, Acevedo fue al hospital Iturraspe el 23 de octubre pasado por molestias en la región maxilar, lo que derivó en una intervención quirúrgica, con posterior diagnóstico de rabdomiosarcoma alveolar. Ulrich Lehman dijo que la enfermedad estaba «en la etapa 1, por lo que sus probabilidades de curación y/o sus chances de vida a largo plazo eran las mayores dentro de los pacientes que padecen la enfermedad, argumento que pulveriza las afirmaciones del director del hospital en cuanto a que las chances de vida para Ana María eran nulas».

  • Revelación

    Siempre según la denuncia, Acevedo ingresó nuevamente al hospital el 23 de noviembre para ser tratada de su enfermedad con radio y quimioterapia y un análisis reveló que estaba embarazada, en un período de cuatro a cinco semanas de gestación.

    El abogado cita una declaración del doctor Yossen, quien internó a Acevedo en el Servicio de Oncología y le habría informado a los familiaresque a causa del embarazo no podría ser tratada del cáncer.

    «Ahí comienza el calvario de la familia Acevedo, puesto que sabían que si no trataban la enfermedad Ana María moriría sin ninguna chance de pelear por su vida», afirma el abogado.

    Luego explica que «por ello y sin que el médicoles informara que la realización de un aborto se presentaba como la alternativa que abriría las puertas al tratamiento, surgió de ellos solicitarlo, lo que fue negado».

    El escrito sostiene que «inentendiblemente, el doctor Blajman se negó terminantemente a practicarlo y/o indicarlo (al aborto), muy a pesar de las insistencias, quejas y súplicas de los padres de Ana María».
  • Dejá tu comentario