Róvere se negó a declarar

Política

El ex subjefe del Primer Cuerpo del Ejército Jorge Olivera Róvere, a quien la prensa pudo fotografiar, se negó a declarar durante el juicio que se le sigue por la desaparición de más de un centenar de personas durante la última dictadura militar.

El Tribunal Oral Federal Nº 5 (TOF 5) revisó su postura de restringir el ingreso de la prensa al juicio, y permitió que un solo fotógrafo ingrese a la Sala para tomar imágenes.

En la segunda jornada de juicio, Olivera Róvere, ex mano derecha del ex general Carlos Suárez Mason, y presunto responsable de todos los centros clandestinos de detención de la Capital Federal, se negó a declarar ante el Tribunal.

El ex militar argumentó que no había cambiado su postura desde su última declaración indagatoria, en la que dijo que desconocía los delitos que se le imputan, destacaron las fuentes.

Poco antes, la defensa del represor, a cargo del ex juez durante la dictadura Norberto Giletta, pidió la "nulidad" del juicio en base a su evaluación de que los delitos en contra de su cliente habían prescripto.

Al ser consultado si contaba con procesos judiciales pendientes, Olivera Róvere explicó que estuvo procesado en 1984 por delitos de lesa humanidad pero nunca llegó a juicio oral puesto que el proceso fue anulado por la sanción de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

El presidente del Tribunal, Daniel Obligado comunicó la decisión del TOF 5 de permitir el ingreso del único reportero, el fotógrafo de la agencia oficial Gustavo Amarelle, para que luego reparta el material a través de lo que se conoce como un "pool".

Pero Obligado fijó como condición que las fotos fueran tomadas a través del vidrio que separa al público de las partes, incluido el acusado, y sin la utilización de flash.

Este martes, el inicio del debate estuvo marcado por la decisión del Tribunal de echar de la sala de audiencias al fotógrafo de Télam, a quien previamente los propios jueces habían autorizado a ingresar.

Ello generó críticas de los organismos de derechos humanos y de los abogados querellantes del juicio, quienes denunciaron que el TOF 5 no respetaba una acordada de la Corte Suprema de octubre de 2008 cuando había avalado la difusión de los juicios para dar una mayor publicidad y transparencia al proceso.

Olivera Róvere, de 82 años, y entonces ex mano derecha del general Guillermo Suárez Mason en la órbita del Primer Cuerpo de Ejército, está acusado de participar en 116 secuestros y cuatro homicidios durante la última dictadura.

Entre algunos hechos, se le atribuye el secuestro del escritor Haroldo Conti, y el asesinato de de los uruguayos Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruiz, Rosario Barredo y William Whitelaw.

Olivera Róvere, ex subcomandante del I Cuerpo del Ejército y jefe de la subzona de la Capital Federal, es sindicado como una pieza clave en el aparato de represión ilegal de aquellos años puesto que tenía bajo su mando a los centros clandestinos de detención "El Banco", "El Olimpo", "Automotores Orletti".

Este juicio estará dividido: ayer se inició contra Olivera Róvere y luego entre marzo y abril se les iniciará juicio cinco jefes de área de Capital Federal

Estos últimos son el general de brigada Teófilo Saa, el teniente coronel Felipe Alespeiti, los coroneles Humberto Lobaiza y Bernardo Menéndez y al general de división Rodolfo Whener

Dejá tu comentario