Definen aumentos de $4.000 a personal doméstico y rural

Política

El Ministerio de Trabajo convocará la semana que viene a gremios y empleadores de ambas actividades para fijar las subas.

Los trabajadores de casas particulares y los peones rurales deberán esperar a la semana que viene para tener confirmado un aumento salarial en línea con los decretos que el Gobierno publicó para disponer subas de $4.000 para privados y estatales. En ambos casos se prevé un monto y modalidad similar con aplicación, al igual que con los empleados del sector público, a ser liquidado en dos etapas con los sueldos de febrero y marzo, comprensivo de los esquemas de empleo a tiempo parcial o por temporada propios de esos rubros.

Los incrementos involucrarán de manera directa a cerca de un millón de personas aunque un universo incluso verá ese ajuste sujeto al arbitrio de sus empleadores por encontrarse en la informalidad: el trabajo en casas particulares y en el campo son dos de las actividades con mayor incidencia del empleo no registrado en la Argentina, en cada caso con unas 600 mil personas en esa situación.

Ambas medidas dependerán también del Gobierno aunque con intervención de sendos sectores empleadores: las subas se discutirán en las comisiones nacionales de trabajo Agrario (CNTA) y en Casas Particulares (Cntcp) constituidas en el ámbito del Ministerio de Trabajo. El próximo lunes quedó agendada una reunión de la que participarán el gremio de peones rurales (Uatre), las cinco entidades patronales que forman parte de la denominada Mesa de Enlace y los representantes del Gobierno. Para esa misma semana se prevé un encuentro similar para el personal doméstico.

En el caso de los trabajadores del campo el líder de la Uatre, Ramón Ayala, le confirmó ayer a este diario que se encaminan a resolver una suba similar a las previamente decretadas con un primer ajuste de $3.000 con los salarios de febrero a los que se sumarían mil pesos más con los de marzo, como adelanto a cuenta de lo que resolverá la paritaria de este año en la Cntcp. Mientras tanto, esta semana el dirigente aclaró que deberá acordar con todas las entidades patronales de la actividad “las cláusulas de revisión que hay pendientes por las paritarias del año pasado”.

El gremio de rurales, aunque cuenta con una gran diversidad de actividades alcanzadas y unos 140 convenios colectivos de trabajo, pactó por el año pasado incrementos salariales de 30% en promedio sujetos a una revisión integral durante este mes. La inflación acumulada de 2018, según reveló el INDEC la semana pasada, fue de 53,8 por ciento. La comisión es encabezada por el secretario de Trabajo, Marcelo Bellotti y cuenta también con representantes de los ministerios de Agricultura y Economía junto con los de empleadores y gremio.

Ayala, el sindicalista favorito de Mauricio Macri y heredero del fallecido Gerónimo “Momo” Venegas tanto del sindicato como del partido Fe, uno de los primeros en incorporarse a la alianza Cambiemos, protagonizó un vertiginoso acercamiento a Alberto Fernández ya después de las primarias de agosto que habían sellado el primer triunfo del Frente de Todos. Así pasó a incorporarse a las mesas chicas de negociaciones entre funcionarios y la CGT a pesar de no integrar el Consejo Directivo de la organización. Antes de conocerse los decretos del Gobierno el gremialista había pedido en el ámbito de la comisión una recomposición de 10 mil pesos que luego ajustó a los parámetros del Ejecutivo.

La comisión del personal de casas particulares, en tanto, no tiene fecha de reunión pero en la cartera laboral hicieron saber que tendrá su debate en los próximos días y en la misma línea que el resto de las actividades. El año pasado ese ámbito estableció una suba de 30% en tres etapas y estableció una cláusula de revisión en febrero que deberá operar incluso en paralelo con los $4.000 que dispondrá en los próximos días.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario