Se cuestiona al gobierno por crear impuesto

Política

Buena parte de la oposición y tributaristas del país afirmaron ayer que el discurso de Cristina de Kirchner del pasado lunes tuvo incluida una confesión no querida: hubo un abuso del Poder Ejecutivo al aplicar retenciones para gravar rentas extraordinarias, algo que no puede justificarse en el Código Aduanero, sino en la creación de un impuesto. Esa facultad, además, es exclusiva del Congreso. El razonamiento es simple: si en realidad se trata de gravar una «renta extraordinaria» de los productores sojeros para redistribuir riqueza, como argumentó la Presidente, la habilitación sólo podría provenir de una ley, jamás por un decreto y menos apelando a un derecho aduanero. En esos términos resulta más difícil aun sostener la decisión del gobierno si se toma en cuenta que las retenciones móviles no tendrían límite en el futuro a la hora de captar esa renta. En esa discusión, entonces, es vital definir si las actuales retenciones son o no un impuesto y quién puede aplicarlo.

El tributarista Juan Carlos Gómez Sabaini explicó ayer a este diario que «lo que sucede con la soja no es una renta extraordinaria. Eso sería si hubiera un cataclismo y una persona se apropia de la renta por la suba de precios de un desastre global. Aquí hay una situación donde suben los precios de los commodities e inclusive todo el mundo dice que seguirán subiendo por los próximos 15 años. No hay nada extraordinario».

«Pero, además, es lo mismo hablar de derechos que de impuestos. Las retenciones están legisladas en el Código Aduanero pero tienen el mismo tratamiento que cualquier impuesto.»

El constitucionalista Félix Loñ fija una prohibición absoluta para el gobierno: «La Constitución impide la delegación legislativa salvo en caso de materias determinadas de administración o de emergencia pública.

Dejá tu comentario