Senado vota a camarista federal clave y extiende el protocolo de trabajo virtual

Política

El Senado sesionará mañana, desde las 14, para aprobar un conjunto de pliegos judiciales. Uno de ellos fue es de Roberto Boico -exdefensor de algunos oficialistas- como integrante de la estratégica Cámara Federal porteña, que revisa causas muy sensibles para la política.

Antes, el pleno votará la extensión del protocolo de trabajo virtual por 60 días que firmó días atrás la presidenta provisional de la Cámara alta, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, quien quedó a cargo mientras Cristina de Kirchner suplantó a Alberto Fernández a cargo del Ejecutivo, debido al viaje del jefe de Estado a México.

Durante su exposición en la comisión de Acuerdos, Boico deslizó críticas a una parte del Poder Judicial, en cuanto a que debe existir un “compromiso de transparentar el fuero” federal y que “no puede ser que los procesos penales en algunos casos sean rápidos y en otros sean lentos”.

En esa línea, resaltó: “Me gustaría que pronto se diga que la Justicia argentina es justa. Pero el Poder Judicial a veces aplica el derecho de maneras difíciles de entender”. Sólo dos senadores le hicieron consultas a Boico: el oficialista Martín Doñate y el macrista Ernesto Martínez.

Boico también dijo que “evidentemente hay que poner un estándar para las revisiones, para que haya celeridad”, y agregó: “La celeridad no tiene que ir en contra de los imputados, pero tampoco podemos tener procesos que duran 20 años. Eso no está bien”.

Un proyecto ya aprobado por el Senado y trabado en Diputados -oficialismo no logra convencer a sus aliados ya casi habituales para conseguir la mayoría- es la reforma judicial. Sobre este punto fue consultado el postulante, quien dejó claro que “si la ley llegase a ser sancionada” la Cámara Federal, que entiende en la mayoría de las causas por corrupción, “se ampliaría” en cantidad de salas.

Sobre ese tribunal, el abogado consideró que debe tener “celeridad” y “compromiso por el respeto a las garantías constitucionales de todas las partes”, además de “poner muy alto el concepto de independencia o imparcialidad que tiene que tener el magistrado”.

Dejá tu comentario